Buscar

Izquierda Marxista

¡Por la construcción del socialismo en Honduras!

mes

septiembre 2018

Honduras: Los despilfarros de la dictadura de JOH

Por: Fabricio Varela

Una de las cosas que más caracteriza al nefasto e ilegitimo gobierno de Juan Orlando Hernández —JOH— son sus despilfarros millonarios que siempre son un duro golpe al pueblo hondureño.

Desde el año 2016 se aprobó el proyecto para la construcción del nuevo Centro Cívico Gubernamental (CCG) en el que se establecerán instituciones del Estado, dicho edificio es construido bajo el pretexto de mejorar la administración y brindar un mejor servicio a la pequeña cifra de dos mil personas que se tiene previsto que acudirán a diario al edificio. Dicho proyecto le costará al pueblo hondureño aproximadamente 203 millones de dólares es decir más de 4,900 millones de lempiras.

Es de suma importancia recalcar que el financiamiento de esta obra está en manos de once instituciones, entre ellas siete bancos (dos de capital extranjero) y cuatro entes de previsión que aprobaron a finales de noviembre de 2017 el préstamo de más de 155 millones de dólares, o sea más de 3,732 millones de lempiras, los cuales se pagaran a un interés anual del 8.25 %.

También es importante hacer hincapié que entre los organismos gubernamentales que se establecerán en la nueva mega estructura, no se encuentran instituciones cuya reestructuración es muy esencial para la ciudadanía como el Registro Nacional de las Personas, por dar un ejemplo.

Cinismo total

A mitad de la construcción del proyecto se reconsideraron los planes y se aprobó una ampliación del 100% a la obra, lo que antes serian 4.000m2 de construcción, pasaron a ser 8.000m2, otra jugada de la dictadura. Ahora la nueva ampliación del proyecto incluye otro edificio, el Palacio Gubernamental para el poder Ejecutivo, con un coste adicional de 8 a 12 millones de dólares, que se traducen de 192 a 288 millones de lempiras. En total el proyecto costará alrededor de 5,180 millones de dólares.

Al principio “se tenía previsto” que las instalaciones de Casa de Gobierno estarían en cuatro pisos de la torre uno del CCG. Pero la Guardia de Honor presidencial supuestamente hizo un análisis e insistió que ese lugar no era recomendable debido a los riesgos que existen para el presidente y fue así que optaron por la construcción de un edificio lujoso anexado del CCG, aunque es más que evidente que ese era realmente el plan inicial.

Indignación en muchos sectores

El descontento de la mayoría es más que evidente y cada vez la indignación se hace más grande, las políticas de la dictadura cada día son más catastróficas, de hecho, los mismos activistas de las bases del Partido Nacional han salido a protestar en contra del desempleo. Y mientras el nuevo, lujoso e innecesario edificio del presidente contará con las más modernas condiciones, edificios de hospitales mayoritariamente, centros de salud, colegios y escuelas están a punto de derrumbarse, y no solo eso, no hay medicinas, equipo médico, ambulancias, pupitres, aulas, merienda escolar, etc.

El gobierno a través de sus medios ha argumentado la construcción del CCG con el objetivo de mejorar las condiciones para atender a la ciudadanía, pero es una completa mentira, solo les importa acomodar a sus burócratas, pues si en verdad pensaran en el pueblo empezarían construyendo hospitales, reestructurando colegios, escuelas y centros de salud a nivel nacional. Es natural que sus políticas se basen en satisfacer sus intereses particulares, todas las decisiones que tomen serán para seguir hurtando al pueblo, nada garantiza que se trata de un proyecto limpio (aunque siga siendo innecesario).

Estos proyectos tradicionalmente solo han servido para endeudar al pueblo, lo que pintan como buenas obras resultan duros golpes a la clase oprimida un ejemplo de ello es el Trans 450 que nunca culminó la alcaldía del nacionalista Ricardo Álvarez, y al pueblo le toca pagar el millonario préstamo de 30 millones de dólares (720 millones de lempiras) al Banco Interamericano de Desarrollo, como de costumbre el nefasto proyecto está rodeado por muchísimas controversias de malversación.

Los marxistas no estamos en contra de la mejoría de la infraestructura del país, pero estamos en contra de dicho proyecto ya que se contrasta con la realidad en la que está sumido el pueblo hondureño, urge comida, salud y educación; se necesita apoyar otras instituciones de mayor relevancia que un palacio gubernamental; crear programas que beneficien a las mayorías, abastecer el hospital, reconstruir colegios y dar merienda escolar los niños; después de todo “antes de vestirse de lujos hay que comer”.

Anuncios

[Centenario de la revolución rusa] Entrevista a Alan Woods Por DamianOubel · En septiembre 4, 2018

Para quienes no lo conocen, Alan Woods es un dirigente y escritor marxista británico, o más bien galés. En su primeros años adhirió a la Juventud Socialista del Partido Laborista inglés. Ahí se sumó a la tendencia de Militant fundada por el dirigente Trotskista Ted Grant. Desde entonces, colaboró con este último en diversas publicaciones.

Dar a conocer a Alan Woods y a la Corriente Marxista Internacional al público socialista tiene dos intenciones. Por un lado, un dato que desconocíamos hasta escuchar a Woods, es su labor investigativa en el libro de Stalin de Trotsky. Cuenta el dirigente galés los caminos y problemas que tuvo la edición del libro hasta la publicación limitada que conocemos. Por este motivo, se encuentra desarrollando una nueva edición más amplia y rigurosa que refleje más fielmente la obra magistral de Trotsky. Además de esto, vale mencionar la capacidad didáctica del escritor galés para explicar los hechos de la revolución rusa en su contexto.

Por otra parte, la segunda intención que queremos mencionar, como aporte a la reflexión política, es dar a conocer la historia de la tendencia Militant en Inglaterra. Esta tendencia, de raíz trotskista, fue fundada -como dijimos- por Ted Grant. Su política, a diferencia de la mayoría de los partidos trotskistas que conocemos en Argetina, fue de inserción y acompañamiento dentro del partido de masas y de trabajadores que era el Partido Laborista Inglés, aunque desde posiciones radicales. En nuestra opinión, fue esta aguda decisión la que le permitió a la tendencia Militant a tener un crecimiento exponencial hasta ser protagonista en la conquista de la mayoría.

Sugerimos estudiar el recorrido de la tendencia Militant en su relación con un movimiento de masas, su propia concepción de la vanguardia y su estrategia de radicalización del partido laborista. Su historia aporta a la discusión siempre presente en nuestro país para superar el laberinto de la relación de la izquierda con el peronismo/kirchnerismo, movimiento de masas autóctono.

Esta entrevista se realizó hace prácticamente un año (septiembre de 2017). Alan Woods estuvo en la Argentina en una gira de conferencias y entrevistas por el centenario de la revolución rusa. Para saber más en detalle http://argentina.elmilitante.org/argentina-othermenu-26/argentina-othermenu-27/7433-exitosa-gira-de-alanwoods-en-argentina.html

Entrevista realizada Sociedad Futura al intelectual revolucionario Alan Woods (Noviembre de 2017)

Sociedad Futura – Estamos con Alan Woods, dirigente de la Corriente Marxista Internacional*, que hoy viene a dar una conferencia con motivo del centenario de la Revolución Rusa, quien nos dió unos minutos para que le hagamos unas preguntas. Cómo estás Alan?

Alan Woods – Bien. Siempre contento de estar en Buenos Aires.

SF – En primer lugar quería hablar sobre el libro (Stalin) que venís a presentar. Sé que vos sos un estudioso, no sólo sobre la Revolución Rusa, sino de la cultura rusa, de la lengua rusa. ¿Qué significa en este marco de la actualidad la presentación de este libro?

A.W. – Realmente la historia del Partido Bolchevique es un tema que me ocupó durante muchos años, décadas de hecho, basado en muchos materiales que he recuperado, no sólo en occidente, sino también en Rusia, estudié la lengua rusa, ahí. Realmente es un tema apasionante, porque en toda la historia de los partidos políticos es imposible encontrar algo que se parezca remotamente a este partido tan increíble, que crece de un pequeño grupo, muy minoritario, que en menos de 20 años es capaz de dirigir millones de obreros y campesinos a la toma del poder. Independientemente de tu punto de vista político, cualquier persona “educada” debería tomar interés en este tema. Y más allá diré lo siguiente, estamos en un aniversario muy importante porque para nosotros, los marxistas, la Revolución de octubre fue el acontecimiento más importante de toda la historia, en el sentido de que si no tomamos en consideración la Comuna de París (1871), que duró poco tiempo y sufrió una terrible derrota, aquí, por primera vez, las masas de mujeres y hombres, normales y corrientes, logran derrocar la tiranía del viejo régimen zarista-capitalista-semifeudal, y por lo menos empezar la tarea histórica de la transformación socialista de la sociedad.

Un acontecimiento de una enorme importancia no te diría sólo histórica, sino en la actualidad, y por cierto, esta Revolución de octubre jamás podría haber triunfado sin la presencia de dos cosas: un partido revolucionario, que fue el partido bolchevique, y con una dirección de dos hombres claves, que eran Vladímir Ilich Lenin y Lev Davídovich (Bronstein) Trotsky. La importancia en la actualidad, la crisis del sistema capitalista, es obvia, para todo el mundo es un sistema que no sirve, que está en crisis, que amenaza el futuro de la humanidad, y es absolutamente necesario eliminar este sistema tan opresor, tan cruel, tan injusto, y tomar el camino de la revolución socialista. Claro, cuál es la contradicción, mucha veces hemos visto grandes movimientos de las masas, por ejemplo en Egipto (2010-2013) sin ir mas lejos, 17 millones de personas en las calles. Incluso los bolcheviques en el ´17 no tuvieron semejante cosa, pero esos movimientos fracasan, y fracasan no por culpa de las masas, sino por otra cosa, por la falta de dirección, por la falta de partido, por la falta del instrumento tan necesario como es el partido revolucionario, por lo tanto el estudio del bolchevismo tiene, estoy seguro, y espero que mi libro sirva de ayuda, vital importancia para la nueva generación que quiere cambiar el mundo pero le falta la parte importante como lo es el partido revolucionario.

SF- Con respecto a la idea de partido revolucionario, acá en Argentina llama la atención diversas corrientes trotsquistas, que uno podría ver con un “exceso” de ortodoxia, a uno lo que le llama la atención de la Corriente Marxista Internacional, de la que usted es miembro y dirigente principal, es su relación con movimientos que uno vería como reformistas, como el Partido Laborista, Podemos, o las relaciones, mas allá de cómo sean, pero críticas, con el kirchnerismo, o con el PT (Partido de los Trabajadores) en Brasil. Cómo es esta relación que llevan adelante ustedes entre una línea anticapitalista -revolucionaria y estos partidos reformistas?

A.W. Bueno, pués, pobre Trotsky, no? (risas) Hay mucha gente en el mundo que dice haber leído a Trotsky, pero, lamento decirlo, no han entendido una palabra de lo que ha dicho Trotsky. Y Trotsky, como Marx, Engels, y Lenin, sí entendía perfectamente el papel de las organizaciones políticas de masas. Y él explica que la creación del partido tiene dos partes, si quieres. La primera parte es la elaboración del programa, de las ideas, la teoría, sin la cual obviamente un partido revolucionario jamás puede existir. Sí, pero eso sólo es la primera parte, la formación de cuadros revolucionarios. Y el mismo Trotsky explica que hay una segunda parte que es cómo vincular estas pequeñas fuerzas marxistas con las masas, y ahí entramos en el tema de las organizaciones reformistas, como puede ser el Partido Laborista en Gran Bretaña, incluso el kirchnerismo en Argentina, el peronismo antes, o Podemos en España, o incluso, como no, el movimiento bolivariano en Venezuela.

Es muy fácil criticar estos movimientos, a sus dirigentes, a la carencia en sus programas e ideas, eso es muy fácil de hacerlo, pero no cambia el tema de que son movimientos que agrupan a millones de trabajadores. Y la primera tarea nuestra no es la conquista del poder, es precisamente la conquista de las masas, llegar a las masas, establecer lazos profundos con las masas, establecer un idioma común con las masas, porque sin eso, francamente, no vamos a ninguna parte. Incluso en el documento fundacional de nuestro movimiento, que es el Manifiesto Comunista de Carlos Marx, que, por cierto, parece que fue escrito ayer, es totalmente relevante, y mantiene su vigencia y su actualidad, incluso en estos momentos. Ahí Marx explica que los comunistas no formamos partidos separados y opuestos a otros partidos obreros, somos, si querés, una corriente, por eso nuestro movimiento se llama la Corriente Marxista Internacional, la corriente más avanzada, más consciente, más internacionalista, pero eso sí, siempre dentro del movimiento general de las masas, sin esto, francamente, seríamos impotentes para cambiar la sociedad.

SF- Usted recién nombró, hizo una crítica, a los partidos trotskistas ortodoxos, y trajo la experiencia de la política que llevó adelante Lenin. Los compañeros de la Corriente nos contaron que usted estuvo trabajando estos último años con los archivos de Trotsky en Harvard, y particularmente con el libro sobre Stalin que él hizo. Qué nos podría contar con respecto a esto, y su futura presentación que se hará en Argentina

A.W. Bueno, de hecho el libro de Trotsky acerca de Stalin es, en mi opinión, una obra magistral, del gran maestro del marxismo como fue trotsky, y lamentablemente él lo dejó sin terminar porque estaba cercenado por Stalin, inclusive se puede opinar que la amenaza de la aparición de este libro sobre Stalin fue unos de los factores, no digo el más importante, pero un factor, que decide a Stalin eliminarlo físicamente, a su enemigo más importante. Entonces este libro quedó sin acabar en 1940 cuando Trotsky muere, y ha sido inacabado hasta la fecha. Hubo una edición anterior preparada por un hombre que se llama Charles Malamuth (1899-1965), que fue quien tradujo la obra (Stalin: Una evaluación del hombre y su influencia) del ruso al inglés, pero que fue una edición, francamente, muy pobre, muy mala, y sobre todo muy incompleta, porque Malamuth dejó fuera una gran cantidad de material muy valioso que nosotros hemos podido rescatar yendo a la Universidad de Harvard, y después de un trabajo muy duro de 10 años finalmente hemos podido publicarla en inglés, y ahora también está saliendo en castellano y en portugués, vengo hasta aquí precisamente, no a Argentina, porque aquí aún no estará listo sino hasta dentro de unos meses, pero en Brasil donde va a salir gracias a los compañeros de Lucha de Clases, de la Corriente Marxista en Brasil, y mi intención es presentar este gran libro, que es un gran libro en mi opinión, al público actual, y de hecho yo recomendaría este libro, también, como una fuente de la historia del bolchevismo, como muchas otras, a los jóvenes, y a la nueva generación de luchadores que indudablemente tienen necesidad de la teoría marxista hoy, de las auténticas ideas de León Trotsky mas que nunca.

SF. Nos podría sintetizar cuál es la visión, la estrategia, que ustedes tienen, política, sobre la crisis internacional, secular, que no termina de solucionarse en la actualidad.

A.W. Claro! El año que viene van a cumplirse 10 años, después del colapso financiero de 2008 que fue la catástrofe más importante, yo diría de la historia del capitalismo, y cabe resaltar que después de 10 años las burguesías no han sido capaces de salir de la crisis, ni mucho menos en Argentina, en América Latina, ni en Europa, ni en ningún sitio. Al revés, lo único que han logrado en 10 años es combatir lo que era un enorme agujero negro en las finanzas y los balances de los bancos privados, en un enorme agujero en los balances de las finanzas públicas. Lo cual después se traduce contra un avance notable contra el nivel de vida, contra los servicios sociales, la salud, la enseñanza, y he visto que aquí en Buenos Aires hay unas manifestaciones y “tomas” de los colegios, de los jóvenes, que forma parte de una lucha de resistencia internacional de la clase obrera contra estos ataques brutales del sistema capitalista, y por supuesto la única solución no puede ser reformas parciales, parches reformistas, sino un cambio fundamental en el sistema social. Una revolución socialista que ponga el poder en manos de la clase trabajadora, que somos, en definitiva, la mayoría de la sociedad, la única clase que produce que riqueza de la sociedad. Y el futuro de la humanidad depende de esto, de una economía nacionalizada y planificada, pero sin la “carga burocrática” de la Rusia estalinista, sino un auténtico régimen socialista democrático, como la Revolución Rusa fue en sus orígenes, en 1917.

*La Corriente Marxista Internacional (International Marxist Tendency), de ideología trotskista, es uno de los mayores grupos que se reivindica heredero de la Cuarta Internacional fundada por León Trotsky en 1938, con las aportaciones posteriores de Ted Grant. Su organización interna se estructura como un partido internacional de grupos políticos de distintos países que se autodefine como “tendencia” y que a día de hoy no cree necesario proclamarse como partido revolucionario abiertamente a nivel internacional por sus teorías sobre las organizaciones de masas de la clase trabajadora, cuestión que, a priori, la separa totalmente del resto de grupos trotskistas similares. Alan Woods es, desde 2006, su cara pública principal tras el fallecimiento de un ya muy anciano Ted Grant el 20 de julio de 2006 en Londres.

La CMI fue fundada como el Comité para una Internacional Marxista (CIM) en 1992, pero se ha renombrado como la Corriente Marxista Internacional (en adelante CMI) desde 2006. La CMI se fundó tras la crisis de la tendencia Militant, donde los dirigentes de la CMI eran minoría y que sin embargo contaron con la mayoría de la antigua internacional CIT (Comité por una Internacional de los Trabajadores). Desde entonces mantienen su dirección a nivel internacional (denominada Secretariado Internacional) en Londres.

Esta organización política se rige internamente por el modelo de organización y funcionamiento de los partidos denominado “centralismo democrático”, con celebración de congresos cada dos años. Actualmente está presente en más de 30 países y tiene cerca de 5.000 cuadros políticos distribuidos por todo el mundo, con relativa influencia en procesos políticos actuales como los de Venezuela y Pakistán. ((Esto es una nota al pie de Maxi))

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑