Buscar

izquierdamarxista

mes

diciembre 2017

Honduras: El Látigo De La Contrarrevolución Reanima La Lucha Revolucionaria

WhatsApp Image 2017-12-18 at 22.17.41Por: Ricardo Ayala, Corriente Marxista Internacional
Salvador Nasralla, el candidato de la oposición, viajó a Washington para reunirse este lunes 18 de diciembre con representantes de la OEA, del departamento de Estados Americanos y organismos de Derechos Humanos, para buscar una salida al conflicto post electoral en Honduras. En otra burda maniobra, el Tribunal Superior Electoral (TSE), en la tarde del domingo 17 de diciembre, declaró ganador al derechista Juan Orlando Hernández (JOH) del Partido Nacional y actual presidente. A todas luces ésta es una elección fraudulenta. La Alianza contra la dictadura ha llamado a movilizarse de inmediato en todas las plazas públicas del país (una acción que quedó rebasada por los acontecimientos), en la noche de este domingo se tomaron carreteras con fogatas encendidas, se pusieron barricadas y se prendió fuego a instalaciones bancarias y judiciales. Manuel Zelaya, coordinador de la Alianza Contra la Dictadura, llamó a Nasralla a regresar de Washington pues allá no se va a resolver nada. Es el pueblo el que va a decidir en las calles quien es el real ganador de las elecciones, dijo. Frente a la nueva contundente acción, Luis Almargo, secretario general de la OEA ha propuesto que se realicen nuevas elecciones como salida al conflicto en un claro intento de desactivar la lucha de los trabajadores. Nasralla dice que puede ganar nuevamente la elección pero JOH se niega a repetirla.
El TSE es un instrumento al servicio de JOH con una blanda oposición interna. Ellos declararon que JOH ganó con una diferencia de 50,446 votos (1.53%) supuestamente, obteniendo 1 millón 410 mil 888 votos (42.95%) frente a 1 millón 360 mil 442 votos (41.42%) de Salvador Nasralla. El conteo parece como si un corredor claramente rezagado, diera un tremendo sprint y ganara de último momento por una nariz. Pero un conteo electoral no se puede comportar de esa forma. La oposición ha denunciado la inexplicable caída del sistema cuando faltaban contabilizar poco más de 5 mil sabanas electorales de las 18 mil 129 mesas escrutadas. Al restablecerse el sistema de manera repentina ya daba ganador a JOH. La Alianza ha denunciado que muchas actas han sido manipuladas y cambiadas.
Después de las elecciones del 26 de noviembre, Honduras ha vivido un movimiento insurreccional del pueblo que se opone al fraude. El Estado ha respondido con represión (ya son 22 muertos en las protestas, incluyendo 3 menores de edad) y estableció un toque de queda que el pueblo desafió saliendo a las calles en las colonias populares y pueblos del país. El 3 de diciembre se realizó una de las manifestaciones más grandes de la historia de Honduras. Ha sido tal la determinación, que la policía se dividió. Todo ese esfuerzo y sacrificio se pueden venir abajo con la declaración del TSE. Estos son momentos decisivos, los trabajadores del campo y la ciudad comprendieron que sin su acción decisiva se impondrá a JOH y la pesadilla continuará.
¿Por qué no ha triunfado el movimiento?
Cabe preguntarnos ¿Por qué un movimiento tan contundente no ha podido triunfar hasta ahora? La respuesta está, en que no se ha tenido la suficiente organización y adecuada dirección para hacer avanzar en acciones más determinantes. La Alianza se encajonó en la lucha legal y se perdieron momentos decisivos, provocando un retroceso en la lucha. El paro nacional del 11 de diciembre fue un síntoma de debilidad, mostró, lo cual puede ser normal, cierto cansancio temporal. Muchas personas no pudieron participar en estas acciones debido a que tenían que ir a laborar, ya que en sus centros de trabajo no se estaban organizando acciones de protesta.
En todo este tiempo, el régimen ha realizado una campaña mediática, para tratar de manipular o desviar la atención de la gente. Por ejemplo, la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad (MACCIH) de la OEA, sacaron a la luz casos de corrupción de diputados. También se dio la noticia de un accidente aéreo, donde presuntamente murió un grupo de hondureños incluyendo la hermana de JOH. Nadie ha visto fotos de la difunta y la voz popular dice que es una mentira. También se ha dado una campaña para criminalizar a los dirigentes locales, por un lado, provocando con infiltrados, acciones de sabotaje y acusando a dirigentes locales para generar temor, buscando su repliegue.
Correctamente se trató de reorganizar una siguiente acción, convocando a un nuevo paro el 15 de diciembre, el resultado fue mejor, pero no del todo satisfactorio. Las tomas de calles fueron anunciadas de antemano y la policía se movilizó previamente para impedirlos y también reprimió las tomas, disolviendo varias de ellas. Al no ser acciones tan masivas, la represión se facilitó, al menos dos compañeros fueron asesinados por la policía. Pese a todo ello se establecieron cerca de 100 tomas carreteras ese día, aunque nada comparable con los momentos álgidos de lucha. Fue después de esas muestras de debilidad que el TSE se animó a declarar ganador a JOH. El reflujo temporal no significaba una derrota, la gente estaba a la expectativa y atenta para actuar en alguna acción que realmente valiera la pena.
El pueblo trabajador de Honduras tiene la experiencia reciente de la lucha contra el golpe militar en 2009. Ahí se formó el Frente Nacional de Resistencia Popular. Un error fue dejar de lado, en la vía de los hechos, a esta organización a favor de la creación de Libre. Este partido se formó por la base del FNRP pero integrando a elementos burocráticos y burgueses del Partido Liberal. Se priorizó la lucha electoral, dejando en segundo término la lucha popular. De tal forma, que ahora que el movimiento requiere realizar acciones más contundentes, no existe la organización suficiente para hacerlo.
Nuevos sectores se sumaron a la denuncia y lucha contra la imposición de JOH como Convergencia Contra el Continuismo, realizando una conferencia de prensa conjunta con miembros de la Alianza contra el fraude. En ella asistieron el reconocido líder sindical Carlos H. Reyes y Berta Oliva, fundadora de Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH).
Sin embargo la entrada del movimiento obrero organizado es una limitante en esta lucha, aunque H. Reyes se pronuncia contra el golpe no vemos pronunciamientos ni acciones contundentes del movimiento sindical. El movimiento obrero organizado debe poner su huella en la lucha primeramente enarbolando la defensa de un claro programa de clase a favor de los trabajadores y en segundo término con sus métodos de lucha: formación de asambleas donde la base pueda opinar y realizar acciones como huelgas que permitan a los trabajadores de los sindicatos poder dejar de laborar para salir a luchar, además de que paralizando a la producción golpeamos realmente a la clase capitalista que soporta al Partido Nacional y a JOH.
El movimiento es muy profundo e inspirador, pero a mediano plazo si no logra organizarse, tenderá a dispersarse abriendo el camino a una derrota de la lucha. En 2009 se estableció una asamblea Popular Nacional en la lucha contra el Golpe de Estado. De igual forma hoy se deben establecer asambleas populares en cada centro de trabajo y estudio, barrió y pueblo, que elijan representantes y se conforme con ellos una nueva asamblea nacional, que dirija el movimiento en las calles y organice un plan nacional de lucha.
La OEA y la UE
Los dirigentes de la Alianza han declarado que les han intentado dividir, pero la unidad se mantiene firme. Sin embargo, se notan diferencias entre Nasralla y Mel Zelaya, el primero ha declarado públicamente que confía en la OEA y la Unión Europea, mientras el segundo hace declaraciones más duras contra el imperialismo. Pero Mel Zelaya ha dicho públicamente a los imperialistas, que él no gobernará, sino que lo hará Nasralla, que si él es el problema se hará a un lado.
La preocupación principal de la UE y la OEA es, que el movimiento de las masas no se desborde y su llamado permanente es a la calma. Poco después de que el TSE declaró ganador a JOH, José Antonio de Gabriel, observador de la Unión Europea en Honduras, dio una conferencia de prensa que a todas luces era un respaldo de este grupo de observadores de lo que dijo el TSE. Después del nuevo levantamiento popular, Marisa dos Santos Matías, eurodiputada del Bloque de Izquierda de Portugal y jefa del grupo de observadores de la UE desmintió que se reconociera el triunfo de JOH y se abalara el proceso.
Los observadores de la OEA sacaron un tibio informe de las elecciones pero: “considera que ha observado un proceso de baja calidad electoral y por ende no puede afirmar que las dudas sobre el mismo estén hoy esclarecidas” (http://www.oas.org/fpdb/press/Segundo-Informe-Preliminar-MOE-Honduras-18dic-FINAL.pdf).
La Secretaría General de la OEA sacó una declaración en la que llama al dialogo sin sectarismos, al respeto al Estado de derecho y a la paz. Pero donde debe reconocer que:
“Intrusiones humanas deliberadas en el sistema informático, eliminación intencional de rastros digitales, imposibilidad de conocer el número de oportunidades en que el sistema fue vulnerado, valijas de votos abiertas o sin actas, improbabilidad estadística extrema respecto a los niveles de participación dentro del mismo departamento, papeletas de voto en estado de reciente impresión e irregularidades adicionales, sumadas a la estrecha diferencia de votos entre los dos candidatos más votados, hacen imposible determinar con la necesaria certeza al ganador”.
A esto se le llama fraude pero la OEA se niega a usar esas palabras. Más adelante dice:
“Por todo lo explicado, y ante la imposibilidad de determinar un ganador, el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales, dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un TSE que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos.” (www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-092/17).
El llamado a una nueva elección busca encontrar una salida que implique desactivar el movimiento revolucionario de las masas. Correctamente los dirigentes de Libre, llaman a la gente a mantener la protesta social. Zelaya, aunque hace sus críticas, ha dado a Nasralla la decisión sobre aceptar o no esta propuesta a nuevas elecciones. Nasralla, después de su reunión con la OEA, ha aceptado la propuesta de la OEA de convocar a nuevas elecciones.

Intromisión imperialista
Heide Fulton, encargada de Negocios de la Embajada de EEUU en Honduras, ha tuiteado algunas declaraciones que el pueblo ha entendido como injerencia. El 3 d diciembre, en un claro intento de avalar el proceso, dijo: “Felicito al pueblo hondureño por las manifestaciones pacíficas de hoy, y al @TSEHonduras por un proceso ordenado ahora en curso”. “Como la OEA indicó, la participación amplia de la sociedad civil durante el escrutinio ayuda a asegurar que este proceso democrático permanezca en las manos del pueblo”. Mientras Fulton decía esto, Mel Zelaya decía a los manifestantes que eran los sectores más de derecha del imperialismo quienes impedían el triunfo de Nasralla.
El 10 de diciembre, bajo el pretexto del día internacional de los derechos humanos, Fulton sacó una declaración que dice:
“En Honduras, aplaudimos los pasos dados para fortalecer el Sistema Nacional de Protección para Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia en el último año. Alentamos a las administraciones hondureñas actuales y futuras a continuar fortaleciendo los esfuerzos del Mecanismo de Protección para proteger a estas valientes personas cuando son amenazadas, y para investigar y llevar ante la justicia a los responsables de cualquier ataque en su contra.”
“Valoramos el compromiso de las autoridades hondureñas de investigar las denuncias de violaciones de derechos humanos relacionadas con el período postelectoral e instamos a que todas esas investigaciones sean oportunas, exhaustivas y transparentes.”
“También reiteramos nuestro llamado a todos los involucrados en el proceso electoral a apoyar una determinación transparente, imparcial, oportuna y pacífica del resultado de la elección, consistente con la ley hondureña, de una manera que maximice la participación ciudadana y represente la voluntad del pueblo hondureño expresada en las elecciones del 26 de noviembre”.
En la lujosa oficina de Fulton, no entra el gas lacrimógeno, ni las balas que han asesinado a decenas de hondureños en la violenta represión del gobierno de JOH. Los imperialistas lloran lágrimas de cocodrilo, pero no han dudado en apoyar a los gobiernos oligarcas y golpistas. Un ex coronel de JOH ha declarado que este gobierno, con el apoyo de los EEUU, han creado escuadrones de la muerte en este país, dijo:
“(La embajada de EE.UU.) no sólo suministraban armas a los escuadrones de la muerte, también pagaban las casas que servían como casa de seguridad, donde llevaban a las personas y torturaban y ejecutaban y todo esto pagado por la embajada norteamericana” (hispantv.com/noticias/honduras/362586/hernandez-eeuu-nasralla-fraude-elecciones-protesta).
La oligarquía hondureña tiene una larga tradición reaccionaria de colaboración con los EEUU. Honduras se volvió el centro de la contrarrevolución en Centroamérica, después de la caída de Somoza en Nicaragua. Cuando Micheletti dio el golpe de Estado, el estadio nacional se convirtió en centro de tortura contra el pueblo y se asesinaron más de 200 personas bajo el apoyo y silencio cómplice del imperialismo.
En la noche del 17 Dic, Mel Zelaya dijo en la conferencia de prensa, que recibía constantemente amenazas de muerte pero que uno podía dar su vida a favor de la casusa de trasformar la sociedad en Honduras. Instó a la gente a desafiar la represión y a tomar las calles.
El nuevo levantamiento popular
Manuel Zelaya llamó a tomar las calles desde esa noche del 17 y las plazas públicas para este lunes 18. Durante la noche, a lo largo y ancho del país se establecieron tomas de carreteras y barricadas, se quemaron oficinas bancarias y judiciales. Este lunes Honduras amaneció con sus principales carreteras tomadas. La policía ha atacado pero enfrentándose, ahora sí, a una dura resistencia.
Un ejemplo de la brutalidad represiva la vemos en la Salida Danli. La gente realizaba la toma de manera pacífica. Un enorme pelotón de la policía militar llegó y comenzó a disparar cientos de bombas de gases contra la población indefensa. No solo arremetieron contra los manifestantes, atacaron a gente que caminaba por el lugar e incluso a las casas. Lanzaron cientos de bombas y dos de ellas entraron al interior de una casa pobre, con una puerta hecha de palos de madera y muros de lámina. Ahí se encontraba una familia pobre con niños. Una adulta mayor y un bebé recién nacido fueron fuertemente afectados por el gas lacrimógeno y trasladados a un hospital.

En San Pedro Sula, un joven manifestante cayó muerto al ser herido en un pulmón. En esa ciudad se ha denunciado que policías privados de una empresa, dispararon contra manifestantes pacíficos. La gran parte de los asesinados en estas jornadas son jóvenes, que son los más dispuestos y determinados en la lucha.
Toda revolución digna de llamarse así, divide a las fuerzas represivas en líneas de clase. Las masas se enfrentan valientemente a las fuerzas estatales. Hay escenas de guerra civil pero también de gente del pueblo que reclama a los militares por estas acciones e indignadas, les dicen que no les importa perder la vida y que ellos no pueden seguir defendiendo a JOH, cuando viven en la miseria como ellos. Un policía herido fue capturado por la población, le insultaron y reclamaron duramente, pero al que no agredieron y dejaron en libertad.

La policía y el ejército son instrumentos represivos en defensa de los intereses del gran capital, pero en sus bases hay gente que vive en las mismas condiciones de pobreza que el resto de obreros y campesinos y sus familiares muchas veces están en las calles luchando. Los Cobras y otras corporaciones se negaron en días pasados a reprimir, en esta nueva jornada de lucha, distintos mandos policiacos han renunciado a sus corporaciones. Los policías rasos, estando en la calle, se contagian del ambiente revolucionario del pueblo. El movimiento debe organizar comités de autodefensa, a la vez que agita en las bases de las fuerzas armadas para dividirlas. Mel Zelaya hizo un llamado a las fuerzas armadas a ponerse bajo las órdenes del nuevo presidente. Los soldados y policías que se niegan a reprimir, deben formar comités en sus batallones, en asambleas destituir a los mandos represores y sustituirlos por elementos bajo control de la base, se debe aislar a los elementos más reaccionarios de la policía que continúan reprimiendo al pueblo y voltear las armas contra los explotadores y su representante Juan Orlando Hernández.

¿Qué sigue?
El movimiento popular hondureño es inspirador pero debe generar elementos de organización popular. El partido Libre será impactado desde su base y podría girar a la izquierda por presión de su base. Se requiere que en cada barrio, pueblo, centro de trabajo y centro de estudio se creen comités de lucha y asambleas generales que elijan representantes que coordinen la lucha regional y nacionalmente. No olvidemos la experiencia de 2009 y del FNRP. En las siguientes etapas, donde no siempre el movimiento tendrá el auge de hoy, se debe organizar de mejor forma las acciones para que no ocurra lo de los paros del 11 y 15 de diciembre.
Desde las bases se debe dejar en claro los intereses del pueblo trabajador. Se debe enarbolar un programa para que aumenten los salarios, haya pleno empleo, se invierta en la salud y educación publica, exista universidad para todo joven, etc. Para ello hay que acabar con los privilegios de los políticos y capitalistas corruptos. Se deben expropiar sus bienes, obtenidos por la vía del robo y la explotación hacia el pueblo, poniéndolos a funcionar con la economía bajo control democrático de los trabajadores. Para ello debe formarse desde las bases del Libre y del pueblo un fuerte polo de los trabajadores organizado.
El principal protagonista de esta lucha es el pueblo y si se triunfa, será gracias a él y solo a él. JOH se debe ir ya, sin esperar a otras elecciones. Se debe cambiar el régimen y a la sociedad desde la raíz. Nasralla está en Washington, mientras el pueblo está dando una batalla heroica, él ha cedido a que se hagan otras elecciones. Esta propuesta de la OEA fue su respuesta frente al nuevo levantamiento insurreccional del pueblo. La burguesía puede sacrificar a JOH y poner maquillaje al Estado, pero quieren mantener al sistema capitalista intacto. Por eso su llamado a la calma y a respetar la institucionalidad burguesa, por eso el llamado a nuevas elecciones busca que la gente regrese a sus casas. La decisión de aceptar o no una nueva elección, no debe decidirla individualmente Nasralla, se debería convocar a una asamblea con representantes de la base de los partidos de la Alianza y sectores en lucha para tomar o rechazar esta determinación y decidir un plan nacional de lucha.
El pueblo lo que quiere es que salga JOH pero también una vida digna. Desde las cúpulas Nasralla y la dirección de Libre van a ser presionados. Podrían llegar a acuerdos en que se desconozca a JOH, a cambio de atar las manos al nuevo gobierno. Nasralla será presionado por arriba, es deber de los trabajadores que le han votado, impedir que ceda y que aplique un programa a favor de obreros y campesinos.
El régimen de JOH no quiere ceder el poder. Quieren proteger sus privilegios y saben de sus crímenes cometidos que el pueblo exigirá sean pagados. El secretario de gobierno, Ebal Díaz, dijo en su twiter:
“Sr. @Almagro_OEA2015 ud ha violado los procedimientos de OEA y MOE, fomentando más violencia. Ud ha sido (sic) irresponsible, permitiendo a un funcionario de su equipo confabularse con @SalvadorAlianza en intentar robar la elección”.
El imperialismo estadounidense y la OEA, en un caso hipotético de que quieran sacrificar a JOH buscando salvar al sistema, presionarán y no le darán reconocimiento internacional. Pero eso solo ocurrirá bajo el miedo de perderlo todo.
El movimiento de masas ha realizado maravillas y mostrado su determinación y tiene todo el potencial de avanzar y desarrollarse. Para ello se debe fortalecer el movimiento popular basado en las asambleas desde la base. Son inspiradoras las acciones de tomas carreteras y la defensa del pueblo frente a la agresión policiaca, pero no se puede simplemente resistir pues el desgaste y el reflujo inevitablemente vendrá. ¿Cómo se puede avanzar? Nosotros creemos que además de paralizar los caminos, hay que paralizar la economía con la huelga general. En los lugares donde el movimiento tenga la suficiente fuerza se deben tomar los palacios municipales y administrarlos por comités electos en asambleas populares.
Son horas y días decisivos para la historia de Honduras y de América, porque esta batalla impactará a otros países de la región. La clase obrera, el campesinado y los jóvenes en lucha sólo pueden confiar en sus propias fuerzas y en nadie más. La burguesía le teme al pueblo hondureño, porque les ha perdido el miedo, porque no quiere conformarse con migajas y se debe obtener, de una vez por todas, la vida digna que los catrachos se merecen.
18 de diciembre de 2017

Anuncios

Honduras: Sólo la acción de las masas puede garantizar la salida de JOH

WhatsApp Image 2017-12-04 at 19.57.44

Ricardo Ayala – Corriente Marxista Internacional

El 26 de noviembre se realizaron elecciones nacionales en Honduras. La elección se ha dividido en dos bandos: quienes apoyan al actual presidente Juan Orlando Hernández (JOH), que busca su reelección, y quienes apoyan al candidato de la Alianza contra el Golpe, Salvador Nasralla. En los primeros se posicionan las fuerzas más reaccionarias que buscan mantener sus privilegios, empezando por el histórico partido Nacional, principal fuerza política de la oligarquía; con los segundos están las masas de obreros, campesinos, desempleados, estudiantes, amas de casa… que ya no soportan su condición de explotación, pobreza, violencia y falta de democracia y aspiran a un cambio profundo de la sociedad.

Este domingo 3 de diciembre de 2017, se ha realizado una de las más grandes manifestaciones de la historia de Honduras, comparable en magnitud a la realizada el 5 de julio de 2009 cuando el derrocado Manuel Zelaya intentó regresar al país en medio del golpe de Estado que impuso a Micheletti al frente del país.

Los recientes comicios estuvieron llenos de irregularidades y fueron completamente amañados para asegurar el triunfo del Partido Nacional Se apostó a la compra de votos y la amplia abstención pero el pueblo salió masivamente a votar y les derrotó. Sin embargo, apenas unas horas después del cierre de las casillas, Juan Orlando Hernández se declaró ganador sin importar la opinión de la población.

Todo el aparato estatal está al servicio de la oligarquía pero aun con ello no han logrado hasta ahora imponer a su candidato debido a la respuesta de las masas. En última instancia la elección se decidirá en la lucha en las calles.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) tuvo que reconocer inicialmente que Salvador Nasralla llevaba una delantera de alrededor del 5%. El día miércoles 29 de noviembre se cayó el sistema de cómputo donde se hacía el conteo. El argumento es que el disco duro se llenó, algo ridículo e inaceptable para una elección que ha costado millones de lempiras a los hondureños. Cuando el sistema se restableció, JOH apareció en el conteo como puntero.

El pueblo hondureño comprendió la trampa y la respuesta fue un verdadero levantamiento popular que no fue preparado ni convocado por alguna organización central, sino por agrupaciones locales y ante todo por la indignación del pueblo trabajador convertida en acción. La respuesta del Estado fue la represión, es una burla que ahora culpen a la oposición de la división y la violencia. El Estado ha lanzado gases a las manifestaciones y barrios obreros, se ha disparado contra la población y han caído víctimas mortales. Esto no ha detenido las protestas que han abarcado cada territorio de la nación centroamericana.

Como respuesta a este movimiento revolucionario desbordante, Juan Orlando Hernández decretó, en la noche del viernes, un toque de queda donde la gente no puede reunirse, manifestarse o simplemente salir a la calle a partir de las 6:00 pm y hasta las 6:00 am. Buscando intimidar la protesta, las fuerzas armadas actuaron con particular brutalidad esa noche. El Estado detuvo a alrededor de 100 personas, las redes sociales mostraron imágenes de los grupos armados del Estado golpeando de forma sádica a la población en la calle. La joven Kimberly Fonseca fue asesinada después que los militares dispararon al grupo con el que se encontraba. La dramática imagen de su cuerpo tirado en la calle con un río de sangre saliendo de su cabeza es una escena que en sí misma nos muestra la verdadera cara de la supuesta democracia hondureña.

Nasralla está apelando a la OEA, la Unión Europea y la oficina comercial de Estados Unidos para que se corrijan las irregularidades de la elección. El candidato de la oposición proviene de un partido que no se puede considerar ni de izquierda, pero él ha tenido que critica el problema del hambre de la gente prometiendo solucionarlo convirtiéndose en el puente por el que se ha expresado el descontento popular. La elección no se ha ganado gracias a Nasralla sino incluso pese a él. La gente exigirá la solución de sus sentidas demandas si consiguen derrotar al régimen de la dictadura. En un periodo de crisis capitalista global, creemos que sólo es posible solucionar de manera real los problemas sociales de los trabajadores enfrentándose abiertamente al sistema capitalista, poniendo las palancas económicas ―hoy controladas por corruptos oligarcas golpistas y sus aliados imperialistas― bajo control democrático de los trabajadores estableciendo una economía planificada. Para ello es necesario organizar una tendencia revolucionaria que luche dentro del movimiento de masas y defienda un programa socialista basado en la democracia obrera.

Nasralla y la dirección del partido Libre han ido por detrás del pueblo en lucha Lo único que habían realizado fue un mitin el día siguiente de la elección frente al TSE, pero el movimiento por sí mismo se desarrolló y adquirió una dimensión nacional con cientos o miles de acciones espontáneas de la población a lo largo y ancho del país. No fue sino hasta el toque de queda decretado por JOH que la dirección de Libre, a través de Manuel Zelaya, convoca a algunas acciones: desafiar el toque de queda con cacerolazos en los barrios y una marcha nacional el domingo 3 de diciembre.

El pueblo hondureño encontró en el cacerolazo una forma de manifestar su descontento. La respuesta fue masiva. Hay quienes comparan lo ocurrido en la noche del jueves con el festejo de año nuevo, lo cual nos muestra el carácter masivo de esta protesta. El pueblo respondió a los violentos oligarcas golpistas con combatividad y festividad, desafiando al toque de queda en cada barrio obrero del país.

La debilidad del movimiento en las primeras etapas ha sido su relativa dispersión. La marcha del domingo fue un punto de unificación y por eso su carácter masivo. Las manifestaciones se dieron a nivel nacional en las principales ciudades y departamentos como lo son Tegucigalpa, San Pedro Sula o Choluteca. Es posible que hablemos de 300 mil personas en las calles. Es claro que esta lucha está arrastrando a nuevas capas que no intervinieron en 2009. Entre el pueblo de a pie hay un cuestionamiento mayor al régimen y al sistema capitalista.

El individuo puede jugar un papel en la historia. El pequeño dictador, Juan Orlando Hernández, en su obsesión de mantener el poder, ha acentuado las contradicciones, incluso generando descontento en la propia base del Partido Nacional. Él no hace más que representar a un sistema capitalista decadente e inviable dirigido con un régimen podrido pero también tiene sus propias ambiciones personales. Honduras no es capaz de asegurar la mínima democracia burguesa y cada conquista democrática será arrancada por la lucha de obreros y campesinos en las calles.

Nasralla dice que antes de la caída del sistema había poco más del 70% de las actas contabilizadas y llevaba 117,671 votos de ventaja. Después de la caída del sistema se digitalizaron y contabilizaron actas a favor de JOH. Para ello se imprimieron nuevas actas, se contabilizaron actas sin firma y se escanearon nuevas actas desde las oficinas del Partido Nacional que se metieron al sistema de conteo. Para la oligarquía la democracia es simple: si los resultados no te favorecen cambia los resultados.

En medio de la protesta el TSE aceptó contabilizar las actas con irregularidades que son 1,006 de las 12,900 totales. Pero la oposición exige que se contabilicen, con un listado individualizado, 5,179 actas que son las que se anexaron después de la caída del sistema. Además de pedir repetir el conteo en tres departamentos donde el nivel de votación estuvo muy por arriba de la media y el Partido Nacional gana. Estos son Departamentos donde operaron mayormente el fraude. Las peticiones de la oposición son realmente limitadas en medio de una elección tan fraudulenta y manoseada pero hasta esas se niega el TSE a cumplir.

Después de la enorme movilización del pasado 3 de diciembre, el TSE contabilizó a toda prisa las 1,006 actas con irregularidades dándole una ventaja a JOH con 42.98% de los votos mientras que Nasralla consiguió el 41.39%. La Alianza contra la dictadura y la población no aceptará ese resultado. Se pugnará por el conteo del total de las actas señaladas. La lucha ya ha generado fisuras en el aparato estatal, el magistrado del TSE, Marco Ramiro Lobo, ha criticado el proceso y llamado a contar las 5 mil actas. El Estado, debido a la actual fuerza del movimiento de masas, podría intentar alargar el proceso en medio de las impugnaciones apostando a que el movimiento se desgaste y decaiga.

La determinación de la lucha de las masas está teniendo un efecto en las bases de la policía. El Estado comienza a fracturarse en líneas de clase. En Tegucigalpa  una agrupación de la corporación policiaca las Cobras se amotinó exigiendo mejores salarios pero pronto se dijo que ellos no estaban dispuestos a reprimir al pueblo. Ha habido amenazas de represión de la Policía Militar en contra de las otras corporaciones policiacas. Los amotinamientos se están replicando en otras partes del país y ha habido confraternización de los policías con la población. Se está desconociendo a las cúpulas entregando la dirección a los mandos medios.

El imperialismo quisiera que gobernaran Honduras sus históricos aliados, pero su enorme desprestigio los hace dudar de que puedan mantener las cosas bajo control, sobre todo después de ver las enormes protestas. No descartan, por tanto, la posibilidad de que gobierne Nasralla, tratando de atarle las manos para que no vaya más lejos. La OEA ha pedido que se recuenten las más 5 mil actas. Pero para ellos, aun con toda la moderación que Nasralla pueda tener, este no es la opción más viable porque temen a la base que le apoya y no solo quieren sacar a JOH sino que aspiran a solucionar sus problemas. La única garantía de triunfo está en que los obreros y campesinos, junto al resto del pueblo, obliguen al régimen de la dictadura, y sus amos imperialistas, a retroceder.

El pueblo hondureño ha demostrado su gran potencial revolucionario. Su lucha es una inspiración. Deben confiar en su fuerza y en nadie más. La dirección de Libre no llamó a ningún plan de acción claro para los siguientes días. La acción que está en la mente de las masas es hacer un paro nacional durante los siguientes días. Pero lo que se necesita es una real huelga general, donde se tomen los centros de trabajo y se paralice la producción, demostrando el poder de la clase obrera. La dirección de Libre y los sindicatos deben organizar la lucha en ese camino. La huelga general forma parte de la tradición revolucionaria del proletariado Hondureño, hay que rescatar el mejor legado del movimiento de 1954.

La huelga general se tiene que organizar sobre la base de comités en los barrios y en los centros de trabajo, que se coordinen a nivel local, departamental y nacional con delegados electos y revocables. Tales comités de lucha deben dotarse también de las medidas necesarias de auto-defensa ante la brutal ofensiva represiva del estado.

Finalmente la lucha por la defensa del voto debe vincularse estrechamente a la lucha por trabajo, derechos sindicales, vivienda, educación y salud para todos y esas reivindicaciones solamente se podrán conseguir con mediante la expropiación de las cinco familias de la oligarquía capitalista. Esas cinco familias representan el núcleo central de ese 3% de la población que controla el 40% de la producción nacional y que mantiene al 70% de la población en la pobreza. Esas cinco familias son las que están detrás del golpe de 2009 y del actual intento de robarle al pueblo trabajador la victoria electoral, una vez más. La lucha por los derechos democráticos por lo tanto está indisolublemente unida a la lucha por la expropiación de la oligarquía.

Desde la Corriente Marxista Internacional manifestamos nuestra completa solidaridad con el pueblo Hondureño. Su lucha es un digno ejemplo y los ojos de los sectores más conscientes de los trabajadores de Latinoamérica están puestos sobre ustedes. Un triunfo de su movimiento sería una inspiración para los trabajadores del mundo y toda América Latina, tendría un impacto inmediato en la región centroamericana y México, que se enfrentará en unos meses a un escenario electoral con muchas similitudes. Los camaradas de la CMI en Honduras ya estamos participando, en la medida de nuestras fuerzas, en el movimiento de masas.

Hacemos un llamado a organizar la solidaridad internacional y romper con el bloqueo mediático sobre lo que está sucediendo en Honduras. Las organizaciones obreras, juveniles y populares del mundo deben de organizar piquetes en las embajadas de Honduras en todo el mundo para exigir el fin de la represión y el respeto al resultado electoral, además de denunciar a los gobiernos y organismos internacionales cuyo silencio es cómplice del golpe del estado en marcha.

El pueblo hondureño merece vivir dignamente, con trabajo, salud y educación digna. Si se pierde esta batalla la pesadilla continuará. Esta es una lucha decisiva que tiene todo el potencial para ganar. Los golpistas no quieren dejar el poder, hay que obligarlos a hacerlo con la acción revolucionaria de las masas.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑