Buscar

izquierdamarxista

Una votación masiva abre paso a un nuevo periodo de lucha díe clases.

Andres Manuel Lopez Obrador Election Campaign - Closing EventEscrito por. Ubaldo Oropeza 

El día de hoy, 1 de julio se ha llevado a cabo una masiva participación en las elecciones donde estaban en juego 18 mil 299 puestos de elección pública, pero que sin duda alguna la más importante y fundamental era la presidencial. Con un padrón de más de 89 millones de electores, la participación, con las primeras cifras de participación a nivel general, va a ser una de las más altas en la historia. Esta votación representa un verdadero terremoto político y social, la oligarquía y el imperialismo .que siempre estaban acostumbrados a mandar y que se les obedeciera tiene al frente un gobierno que les ha encarado, que ha dicho que va a separar el poder económico del político y que su prioridad van a ser los pobres.
El camino que nos trajo aquí
El camino a las elecciones fue brutal. La oligarquía nacional demostró claramente que en ningún momento tuvo confianza en AMLO y así lo demostró de manera reiterada con los videos que proyectaban y llamados que hacían a sus trabajadores, los desplegados que hicieron en la prensa y los artículos periodísticos donde decían claramente que no tienen confianza en él. Estos mismos sectores lanzaron una campaña negra en todos los medios de comunicación diciendo que el voto a Morena representaría convertir a México en Venezuela, etc.
Sumemos a esto los más de 130 políticos asesinados previo a las elecciones y la violencia electoral con robo de urnas por sujetos armados, etc.; la compra de votos masivos, el “regalo” de electrodomésticos y material de construcción, el envío de millones de tarjetas a los hogares tratando de comprar voluntades, etc. Esto no es “una fiesta cívica y de compromiso con la democracia” como nos lo quieren presentar los periodistas amantes de la democracia burguesa, sino un escándalo. La democracia burguesa ⸻votar cada 3 o 6 años por ver quien te va a robar y gobierna⸻ es totalmente limitada y que sirve de careta para defender la dictadura de los ricos. Aun así la burguesía, siempre que ésta democracia no les funciona para mantener su dominio, no dudan ni un minuto en saltar sus propias leyes limitadas.
Pero el verdadero piso que sembró el camino fue la brutal crisis económica, política, social y de seguridad en la que nos han hundido los partidos de la oligarquía y el imperialismo. Los más de 300 mil muertos, los desaparecidos, los feminicidios, los desplazados de guerra, la miseria, etc. Todo este periodo ha sido una dura escuela para la clase obrera y la juventud, para las mujeres y campesinos pobres. Por esto toda la campaña negra en vez de quitar votos a AMLO, le sumaban, porque el cinismo de estos bandidos dan más coraje a la gente de a pie.
Un terremoto político
Sin duda alguna la victoria de AMLO es un verdadero terremoto político. Es la primera vez que Morena como partido se presenta a unas elecciones presidenciales y las ganas, de las 9 gubernaturas que están en juego 5 las tienen ganadas (Ciudad de México, Veracruz, Morelos, Chipas y Tabasco) y en dos más van bastante cerrados (Puebla y Jalisco). Seguramente las cámaras, tanto la de Diputados como la de Senadores, van a tener un buen porcentaje de los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia.
Lo segundo a destacar es la gran bancarrota de los partidos tradicionales de la burguesía; PRI, PAN y PRD. El PRI va a tener una de las votaciones más bajas en su historia, fueron ellos los que primero han salido a reconocer su derrota, seguramente vamos a ver ondas expansivas tremendas y la estructura del PRI se van a resentir e incluso romper.
El PAN está sufriendo una crisis política tremenda, un día antes de las elecciones se expulsaron a dos integrantes de su dirección política que denunciaron los actos de corrupción de Anaya, esto es la punta del Iceberg. Seguramente que la crisis se va a profundizar y va a terminar con expulsados e incluso, en una de esas, con el candidato Anaya en la cárcel. Del PRD podemos estar viendo sus últimos momentos como organismo político nacional. Esté partido que se formó al calor de una lucha contra el fraude del 88, que dio más de 600 mártires por crear una herramienta de lucha y que terminó como una muleta izquierda de la derecha más rancia, firmó su sentencia de muerte.
La victoria de AMLO va a sentirse en todas las organizaciones políticas y sociales del país, en muchas de ellas vamos a ver discusiones, acercamientos y rupturas de cara a definir sus pociones con respecto al nuevo gobierno. No solo las organizaciones de izquierda, incluso las organizaciones empresariales vana cimbrarse ante este nuevo gobierno.
Un camino para la lucha de clases.
El increíblemente significativo el voto a AMLO. En todo el país el voto fue masivo para el candidato de la izquierda: Estimaciones electorales nos dicen que en la zona 1 (Baja California, Sonora, Sinaloa, Durango y Zacatecas) el voto fue de 61.2%; zona 2 (Yucatán, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz, Campeche, Oaxaca y Puebla 77.4%; zona 3 (Chihuahua, Coahuila, Durango, Tamaulipas, y Nuevo León) 48.3%; zona 4 (Jalisco, Guanajuato, Aguascalientes, Michoacán y San Luis Potosí) 51.5%; zona 5 (Querétaro, Estado de México, Morelos y Guerrero) 61.3% y zona 6 (Hidalgo, Tlaxcala, Puebla y Ciudad de México) 72%.
Vale la pena mencionar que la zona que más apoyó a AMLO fue la Sur y Sur-Este, lugares con una tradiciones de lucha tremenda. La segunda región más votada es la zona centro donde la Ciudad de México es uno de los baluartes de la lucha en el último periodo. En zonas que habían sido terrenos exclusivos de la derecha, incluso del narco, AMLO ha arrasado a todos. Hay una confianza y un capital político acumulado en las manos de AMLO brutal en el próximo periodo.
Este capital político lo va a poder utilizar en dos vertientes, porque los márgenes de acción son muy reducidos. Todo ese apoyo se traduce en movilizaciones masivas para transformar, como AMLO lo ha dicho, de raíz este país –lo que significaría terminar con una dependencia, en todos los sentidos, del imperialismo americano y de la oligarquía rapaz que se ha apoderado de los bienes y recursos naturales del país, que ha explotado a la clase obrera a su anchas y que han hecho las reformas que terminaron con todo lo que habíamos conseguido históricamente- o, utiliza todo ese apoyo para controlar al movimiento de masas para seguir manteniendo el régimen de explotación que hoy se vive.
AMLO ha dicho que su lucha es contra la corrupción, que solucionando esto y con austeridad republicana se va a tener dinero para que el Estado pueda dar apoyos de asistencia social. Nosotros no estamos en desacuerdo con que se den apoyos a adultos mayores, educación a todos los jóvenes, becas, seguridad social, en todo eso estamos de acuerdo. El problema es que en todos los países de América Latina donde se han establecido gobiernos “democráticos” o reformistas, el imperialismo y la oligarquía han impedido cualquier mínima reforma. He aquí la contracción fundamental, donde la participación organizada del movimiento de masas va a ser fundamental.
Es en estas luchas donde miles y millones pondrán a prueba el programa y el gobierno del reformismo, donde se abrirán posibilidades para corrientes de izquierda revolucionaria. Sin duda la victoria de AMLO abre un nuevo periodo en la lucha de clases en nuestro país. Las elecciones fueron el primer raund donde las masas han vencido, pero aquí no termina la cosa, en realidad apenas comienza.

Anuncios

Nicaragua y la necesidad de una dirección revolucionaria

Por Juan de la Cruznicaragua_dialogo_paz.jpg_1718483347

 

 Nicaragua ha entrado en un proceso convulsivo, las contradicciones profundas de la sociedad capitalista están expresándose y saliendo a la superficie de manera espontánea, y ante la ausencia de una dirección revolucionaria se manifiestan de manera confusa, poco clara. Lo que se esperaba como la etapa inicial de cambios y transformaciones con el regreso del sandinismo al poder en 2007 después de casi dos décadas en la oposición, no resultó ser así. Lo que hemos visto en los últimos años en Nicaragua, bajo el gobierno de Daniel Ortega, es un pacto con los empresarios y la iglesia católica para garantizar la “paz social” sobre la base de la explotación de la clase trabajadora, esto nada tiene que ver con el socialismo revolucionario ni con las aspiraciones históricas de las masas sandinistas.

La actitud pasiva de los partidos de izquierda deformados para llevar hasta las últimas instancias la revolución socialista, o la llegada al poder de estos para administrar los negocios de la burguesía, en ausencia de métodos de participación de los trabajadores para exigir una política independiente y de clase en su favor, ahoga el desarrollo de los procesos revolucionarios y prepara las condiciones para la reacción violenta de la clase dominante, este es el resultado de la política reformista y la conciliación de clases en el capitalismo. Representa la traición a la clase obrera al negarse a desarrollar una lucha revolucionaria con un programa socialista. Estos errores y deformaciones no son únicas en el sandinismo, sino más bien son una regla general de los últimos gobiernos de la izquierda tradicional en América Latina. Por eso es necesario aclarar que lo que está fallando en América Latina no es el programa socialista, sino la negativa a impulsar el socialismo hasta sus últimas consecuencias en los procesos que se han desarrollado en el continente, no hemos tenido socialismo sino reformismo en el sistema capitalista en crisis.

Las relaciones de Ortega con los Estados Unidos

No es un secreto que el gobierno de Ortega ha tenido exitosas relaciones con los Estado Unidos de Norte América. El gobierno ha tenido el visto bueno de los últimos presidentes estadounidenses, a diferencia de otros países de América Latina con gobiernos “progresistas”, Nicaragua ha mantenido una relativa estabilidad, sin procesos de acoso e intervención imperialista, al contrario del acoso constante hacia Venezuela, Bolivia, Ecuador, donde se han desarrollado campañas furiosas del imperio e incluso intervenciones directas deponiendo presidente en las últimas décadas.

Ortega ya desde el pacto con Alemán en 1998 llegó a un modus vivendi con la burguesía y el episcopado. Esta política se agudizó con la vuelta del FSLN al poder en 2006. Ortega garantizaba a la burguesía nacional y extranjera las condiciones para la explotación de la clase trabajadora, mientras que la clase dominante le permitía estar en el poder sin oposición seria. Este pacto, en el que participaron el COSEP (principal organización patronal) y la cámara americana de comercio AMCHAM (representando los intereses de los inversionistas extranjeros), ha logrado acabar con todos los partidos de oposición burguesa. Este pacto se mantuvo por el carácter servil del gobierno de Ortega con el imperio, que ha permitido todas las condiciones necesarias para la extracción y el saqueo de la riqueza por parte de transnacionales imperialistas a cambio de millones de dólares en proyectos estatales comandados por la USAID. Por ejemplo: la inversión estadounidense es la más importante para el país, a través de sus empresas en las Zonas Francas, como en la inversión financiera, hotelera, comercial entre otras, estas generan unos 300,000 empleos. En las zonas francas laboran más de 120 mil obreras y obreros explotados con el salario mínimo más bajo de Centroamérica, realmente son empleos precarios en condiciones de esclavos modernos y, a pesar de esto, todas estas empresas son tratadas con una gran cantidad de privilegios por parte del Estado y están casi absueltas de impuestos.

En palabras de Ortega: “en el modelo de desarrollo de Nicaragua, las leyes se negocian con los empresarios y los banqueros, que antes eran tomados por sorpresa”. Esta política se acompañó con programas sociales asistenciales, pagados mediante acuerdos ventajosos de compra de petróleo a Venezuela, que juntamente con la dominación férrea de los sindicatos por parte de la central sandinista, lograron mantener la “paz social”.

Incluso los Estados Unidos le otorgaron por un tiempo a Nicaragua un status preferencial, denominado Nivel de Preferencia Arancelaria (TPL) para comercializar sus mercancías, elaboradas con materia prima fuera del DR-CAFTA sin pagar impuestos. Condiciones que ningún otro país con acuerdos comerciales en la región centroamericana y el caribe tuvieron. Otra de las expresiones de las armoniosas relaciones que se desarrollaron entre el gobierno de Ortega y los Estados Unidos es el pago puntual de la deuda externa a los organismos internacionales, a menudo Nicaragua fue puesto como ejemplo de cómo los gobiernos deberían afrontar sus deudas con estos organismos.

Sin embargo, las excelentes relaciones entre Nicaragua y los Estados Unidos empezaron a transformarse cuando hubo un cambio en la política internacional, y el gobierno de Ortega-Murillo empezó a establecer relaciones comerciales con potencias como China y Rusia en 2014. De ahí surgió, por ejemplo, el tratado para la construcción del canal interoceánico, que está en pausa actualmente, un ambicioso proyecto de US$ 40 mil millones con el que se concesionaria 278 km de franja por 116 años a una empresa privada china[1]. Y los negocios armamentísticos con Rusia con la compra de 50 tanques T-72b1, aviones MIg-29 y equipo militar[2]. Todos estos negocios que muestran la ambición de la pareja presidencial, también han puesto muy nerviosos a los imperialistas, y las relaciones armoniosas han empezado a tambalearse. A pesar de todo este estado de cosas, el gobierno de Ortega sigue siendo un gobierno que hasta ahora ha tenido el visto bueno del ala más influyente de los políticos, en las relaciones internacionales de los Estados Unidos.

El 2018 ha sido un año caliente para Nicaragua. En los primeros meses del año hubo un incendio forestal[3] que tuvo mucho impacto en la conciencia de la gente, por la negligencia del Estado para solventarlo. Este acontecimiento desató movilizaciones de varios sectores de la sociedad, pero esto solo sería el preludio de los que se estaba gestando debajo de la superficie. Ya anteriormente habíamos visto también protestas de campesinos ante la eventual construcción del canal interoceánico con capital chino, reflejando el creciente descontento popular ante las políticas del gobierno de Ortega.

El 18 de abril, Ortega anunció una reforma al sistema de pensiones, que incluía un impuesto al 5 % de los montos a los pensionados y el aumento porcentual del aporte patronal. La reforma había sido exigida por el FMI, con el argumento de que la caja de las pensiones “estaba vacía”. En un primer momento, el FMI exigía medidas más duras, incluyendo la reducción de la base cotizable y el retraso de la edad de jubilación, entre otros recortes. El gobierno Ortega-Murillo, después de la experiencia de las protestas contra la reforma del seguro social en 2013, sabía que esas medidas podrían significar un golpe demasiado duro a su popularidad. Así, aceptó solo una parte de las exigencias del FMI y anunció la reforma sin consultar al COSEP, rompiendo así el modelo de “concertación social”.

En realidad, la medida más grave era el impuesto del 5 % sobre el monto de las pensiones en concepto de gasto sanitario, lo que obviamente significa un recorte directo a las pensiones. El aumento de la contribución de los empresarios quedaba compensado en gran medida por el hecho de que las contribuciones empresariales tienen desgravación fiscal.

Inmediatamente después del anuncio de la intención de aplicar el paquete de reformas, se convocaron movimientos espontáneos del sector estudiantil en las calles y la toma de algunas de las universidades semiprivadas, como la UCA y la UPOLI. Fueron tres días de intensa lucha entre el gobierno y los manifestantes, que en su mayoría eran estudiantes.

La respuesta del gobierno fue tajante y reprimió fuertemente a los manifestantes, dejando decenas de muertos, en su mayoría jóvenes de ambos bandos. El gobierno de Ortega incluso llegó a utilizar a las Juventudes Sandinistas como grupos armados de choque contra los manifestantes. Los empresarios de manera oportunista salieron a apoyar públicamente las movilizaciones.

Al final Ortega se vio en la necesidad de echarse para atrás con las reformas, esto fue una expresión de que el movimiento tendía a extenderse y que había cobrado fuerzas en la sociedad. Ortega no podía darse el lujo de que esto se desarrollara en proporciones más amplias, era sumamente peligroso para su estabilidad en el gobierno. De manera significativa, el anuncio de la retirada de la reforma de las pensiones lo hizo Ortega en un acto oficial en el que se rodeó de los principales inversores en las zonas francas:

“Nos acompañan, del Sector Textil, de la Empresa China Unida, Alejandro Chang; esta Empresa Textil China Unida da 3,000 empleos. Se encuentra aquí con nosotros el Presidente de la Asociación Coreana de Textiles, Jesús Ling; ellos dan trabajo aquí en Nicaragua a 53,000 nicaragüenses. El Vicepresidente de Operaciones de SITEL Nicaragua, Val VanDegrift, Call Center que da empleo a 3,000 nicaragüenses; el señor Carlos Muñiz, Director de Operaciones de SITEL de Nicaragua, él genera 3,000 empleos, este es un Call Center; y Chris Marsett (uno de los mayores inversores extranjeros)… está Roberto Bequillard, en Textil… Roberto, teníamos tiempo de no encontrarnos, de CONTEXA S.A., 1,200 empleos. Gregorio King, del Astro Parque, este Parque Industrial genera 10,000 empleos.”[4](Mensaje del Presidente-Comandante Daniel Ortega a las Familias Nicaragüenses (22/04/18) (Texto íntegro), publicado en La Voz del Sandinismo)

Mientras tanto toda la empresa privada, el COSEP y la AMCHAM, junto a la iglesia católica habían convocado a una movilización al siguiente día “para reestablecer la paz”. Un día antes en la conferencia de prensa Ortega llamó al dialogo, no con los estudiantes y manifestantes sino con la empresa privada, con el argumento de que se reestableciera la paz. El mismo día de la conferencia, Ortega se negó a liberar a los estudiantes encarcelados, sin embargo, bajo la presión de las tomas, que continuaron, se vio obligado a liberarlos más adelante.

De abril a mayo la represión y la escalada de violencia se han intensificado, pero también el movimiento se ha extendido, avanzando por el camino de la confusión, sin una dirección que clarifique el objetivo y las formas de lucha. La resistencia de los estudiantes en varias universidades provoca la solidaridad de los barrios, que salen a defenderles de la represión del gobierno. Se levantan barricadas (tranques) que se extienden por todo el país. Es importante señalar que estos tranques se dan en una serie de zonas de fuerte tradición sandinista, como Masaya (incluyendo el barrio indígena de Monimbó), León, Jinoteque, etc. En la mayoría de los casos es una respuesta espontánea a la represión gubernamental, y es imposible entenderla sin el apoyo pasivo o activo de amplias capas de la militancia y base de apoyo tradicional del sandinismo en estas zonas.

El día 10 de mayo la manifestación del oficialismo palideció ante los miles de manifestantes que convoco la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia. El 14 de junio la Alianza y la empresa privada desarrollaron un paro nacional que fue apoyado por miles de comerciantes y comunidades con tranques en las calles y barrios. La consigna que une a todos es el fin del mandato de Ortega y la convocatoria a elecciones adelantadas.

¿Qué tipo de movimiento se desarrolla en Nicaragua?

La forma de gobernar del orteguismo preparó durante todo este tiempo las condiciones para una guerra civil, el hartazgo de la juventud que no vivió y percibió directamente las conquistas y la lucha heroica del FSLN en el pasado conflicto, hace más de 40 años, quiere arrasar con lo que para ellos es una dictadura asfixiante, liderada por Ortega y Murillo, que no representan el verdadero legado del sandinismo heroico.

Muchas de las consignas de los estudiantes y de los tranques son consignas tradicionales del sandinismo: “aquí no se rinde nadie”, “no pasarán”, “que se rinda tu madre”. Durante el entierro de varios de los asesinados por la represión en Masaya se oyen canciones de la revolución sandinista como “Nicaragua, Nicaragüíta”.

Sin embargo, ante el enorme vacío a la izquierda en Nicaragua, la dirección política de las protestas (que alcanzan proporciones insurreccionales) recae en los empresarios y organizaciones de la derecha. Por ejemplo, el portavoz del “gobierno rebelde” que se proclamó en Masaya a principios de junio es un militante del Movimiento por Nicaragua, una organización política de derechas. La Alianza Cívica está dominada por el COSEP, la AMCHAM y la Iglesia. Aunque el movimiento campesino anti-canal expresa algunas reservas, en realidad en sus comunicados aceptan totalmente la idea de una alianza “necesaria” con los empresarios. Tanto el movimiento campesino como los estudiantes, hicieron un llamado a los empresarios a convocar el paro nacional del 14J.

En una entrevista en ElFaro.net uno de los dirigentes del movimiento estudiantil, Harvey Morales, explicaba cómo se financia el movimiento: “Tenemos que aliarnos con otros sectores, como el privado y la sociedad civil. No solamente es el sector privado, está Oxfam, el Movimiento María Elena Cuadra, los productores agropecuarios y ganaderos, etc…”. Preguntado acerca del viaje de varios dirigentes estudiantiles a los EEUU dónde se reunieron con Ted Cruz, Mario Rubio e Ileana Ross-Lehtinen, Morales explica: “Ese viaje fue algo rarísimo. Estamos muy descontentos con ese viaje. Incluso con nuestro representante. Cuando lo planificamos ya había muchos actores queriendo intervenir en la agenda. Eso pasó desde el principio. Me refiero a organizaciones, a políticos opositores, algunos más a la derecha… Este viaje fue financiado desde Estados Unidos (Freedom Foundation) y se les impuso una agenda, y eso es terrible. Fueron ellos quienes decidieron qué estudiantes irían”. Y añade: “Todos los movimientos ahora tienen asesores. Personas que se mueven. Hijos de políticos, empresarios… Tienen una línea política muy clara”. El problema es que, aunque algunos como Morales critican decisiones como la del viaje a Washington y se declaran de izquierdas, en el fondo aceptan la idea de que “a los empresarios los tenemos como aliados de cara al diálogo, pero no tenemos confianza. … Sabemos el riesgo en el que caemos por estar recibiendo su apoyo”.[5]

Lo que está claro es que no van a ser los estudiantes o sectores bien intencionados los que utilicen a los empresarios, sino justamente al revés. Los empresarios son los que van a tomar las decisiones aunque ciertamente no son ellos los que han estado en los tranques ni se han enfrentado a la represión.

Mención aparte merece el llamado Movimiento de Renovación Sandinista, que agrupa a toda una serie de disidentes del sandinismo. En realidad ellos se oponen a Ortega, pero no por la izquierda, no sobre la base de una política revolucionaria; sino por la derecha, desde un punto de vista liberal. Desde ese punto de vista el MRS no ha dudado en llegar a alianzas electorales con sectores de la derecha, y ahora mismo simplemente les da una cobertura de “izquierdas” a los empresarios.

Hasta el momento el papel del imperialismo de EEUU en Nicaragua ha sido el de limitarse a condenas verbales, declaraciones y sanciones a individuos aislados. Si EEUU quisiera realmente tumbar al gobierno Ortega-Murillo un embargo comercial y económico bastaría. Pero la cosa no es tan sencilla desde el punto de vista de Washington. En primer lugar, lo que no quiere el imperialismo es un derrocamiento como resultado de una insurrección de masas en las calles. Toda su presión hasta ahora ha ido en la dirección de desactivar el movimiento a cambio de negociaciones sobre el adelanto electoral. Varios altos funcionarios de EEUU han visitado Nicaragua en las últimas semanas para celebrar reuniones a puerta cerrada con Ortega. Lo que ellos preferirían es algún tipo de acuerdo de adelanto electoral que permita desactivar el movimiento, y ante todo mantener “la paz y el orden” como requisito para seguir con sus negocios.

Lo que tenemos por lo tanto es un gobierno bonapartista burgués utilizando represión brutal contra las protestas, pero por otra parte, un movimiento de protesta que está siendo capitalizado por los empresarios privados nacionales y los partidos de la derecha. La victoria de un movimiento de este tipo, con esa dirección, en Nicaragua no significaría en absoluto una mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, ni tampoco en el terreno de los derechos democráticos.

Es necesaria una alternativa de clase

En toda esta situación los grandes ausentes son la mayoría de los trabajadores, aunque hayan algunos que han salido a manifestarse de forma individual, el grueso de la clase obrera aún no se incorpora de lleno, situación que se debe a la fuerte dominación del gobierno de Ortega que ha cooptado a todos los sindicatos. En Nicaragua los sindicatos son un cascarón vacío y carecen de una independencia de clase, realmente no son una herramienta de lucha sino un freno para esta.

La tarea más urgente en Nicaragua desde el punto de vista de la clase trabajadora es la necesidad de su entrada en la escena con un programa de independencia de clase, que enfrente tanto al gobierno burgués y represor de Ortega-Murillo como a los empresarios (que hace apenas tres meses le apoyaban a pies juntillas), la derecha y el imperialismo.

Hay que luchar por salarios dignos, derechos sindicales y condiciones de trabajo seguras en las zonas francas; por unas pensiones dignas y que el coste lo sufraguen los capitalistas de sus millonarias ganancias; contra la represión y por el castigo a los culpables de las más de 200 muertes de estos meses; por salarios dignos para toda la clase trabajadora.

La historia de Nicaragua nos ha enseñado el papel cobarde de la llamada burguesía progresista y su incapacidad de solucionar los problemas de las masas. En la revolución sandinista de 1979 fue la huelga general y la insurrección popular quienes barrieron con el viejo régimen y sentaron las bases para la transformación social. La burguesía no jugó ningún papel y por el contrario traicionó a la revolución. En estas condiciones tan favorables la revolución sandinista podría haber acabado con el capitalismo, sin embargo, los dirigentes de todas las corrientes del sandinismo claudicaron, en lugar de mantener una independencia de clase, como abogó siempre Carlos Fonseca Amador. En vez de luchar por el socialismo se planteó la economía mixta donde buscaban conciliar la economía estatizada con la privada, expresión de la perniciosa conciliación de clase.

Tenemos que recuperar la verdadera memoria histórica que muestra el heroísmo de los obreros, campesinos y estudiantes y evidenciar por todos los medios el papel nefasto de la política de la conciliación de clases y el papel traidor de la burguesía. Rescatando las verdaderas tradiciones revolucionarias de Nicaragua y construir una dirección con independencia de clase y verdadero programa socialista basado en las tradiciones de la democracia obrera.

Honduras: La débil dictadura se impone acosado por la lucha de las masas

received_10210504275153389Autor:Ricardo Ayala
La lucha de las masas, abierta tras las elecciones en Honduras, solo es equiparable a la huelga de 1954 y al movimiento contra el golpe de Estado en 2009. Es uno de los más grandes acontecimientos de la lucha de clases en la historia del país. Esto solo puede explicarse debido a las grandes contradicciones concentradas en la sociedad que han colocado al país al borde de la revolución. Pese a todo ese impulso revolucionario, Juan Orlando Hernández, JOH, acaba de juramentarse como presidente aunque acosado por la protesta del pueblo que exige su salida. Este es un gobierno sumamente desprestigiado y débil que se verá sometido a la presión de los trabajadores que pueden hacer que no termine sus 4 años de gobierno.
Una noche antes, Salvador Nasralla, a quien le han robado la elección, realizó una caravana automovilística por las colonias populares de Honduras. La gente salía jubilosa a saludarlo y a gritar: ¡Fuera JOH! Este sábado 27 de enero, una marcha intentó llegar al Estadio Nacional para impedir la toma de posesión de JOH ―Es posible que hubiera más militares y policías custodiando que gente en el estadio. No estuvo presente ningún presidente de otro país―. La manifestación fue detenida por un bombardeo intensivo de gas lacrimógeno. La gente se reagrupó en el centro de Tegucigalpa para hacer una manifestación y se dieron intensos enfrentamientos en distintos puntos de la ciudad. La población de San Pedro Sula se auto convocó a una manifestación por la tarde con asistencia de pobladores de Choloma y Puerto Cortés.
Apoyo imperialista al gobierno de JOH
¿Por qué a pesar de tener un movimiento tan fuerte fue impuesto JOH? Es necesario recapitular lo ocurrido en las últimas semanas. Un punto de inflexión fue el reconocimiento del gobierno de Trump. La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, emitió un comunicado el 22 de diciembre que dice: “Felicitamos al presidente Juan Orlando Hernández por su victoria en las elecciones presidenciales del 26 de noviembre, según lo declarado por el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE)”.
El citado comunicado de Heather Nauert llama a que los hondureños se abstengan de la violencia y a que el Estado ―que ha asesinado a decenas de compañeros en dos meses― respete a los manifestantes pacíficos. ¿Si tomas una carretera eres violento y es justificable que te disparen? Los llamados que el gobierno de EEUU hace a revisar los derechos humanos o cualquier irregularidad en las elecciones son mera hipocresía. El gobierno de EE.UU. ha apoyado material y técnicamente a las fuerzas armadas represoras. Parecería que cierra los ojos frente al escandaloso fraude pero lo apoya abiertamente.
La única forma en que el imperialismo podía reconocer el triunfo de Nasralla era bajo el miedo de perderlo todo. El pueblo trabajador no necesita el reconocimiento de los capitalistas. El imperialismo tiene un enorme poder pero la historia nos ha dicho que los trabajadores organizados son capaces de decidir su destino.
¿Cómo se sacó a la dinastía de Somoza del poder en Nicaragua en 1979? Con una insurrección obrera y campesina acompañada de una huelga general. El odiado dictador salvadoreño, Maximiliano Hernández Martínez, verdugo de la revolución de 1932, también fue echado del poder por la huelga general insurreccional en mayo de 1944. Este movimiento animó a los trabajadores de la región y en Guatemala también vimos una huelga general. Al aferrarse Jorge Ubico al poder los obreros y estudiantes formaron milicias populares, con las armas empuñadas por las masas se le echó del gobierno. En estos casos no solo se sacó a un dictador, se dieron importantes transformaciones sociales. Se debe aprender de la historia revolucionaria de Centroamérica.
Titubeos y debilidad de la dirección
En toda la lucha post electoral, Salvador Nasralla, el candidato a presidente de la oposición, ha mostrado permanentemente titubeos y vacilaciones. Firmó una carta de la OCDE donde se comprometía a aceptar los resultados del TSE, cuando se dio cuenta que era una trampa se desdijo de ese documento; cuando la lucha estaba en su clímax fue a Washington buscando el reconocimiento de su triunfo, de nada sirvió, el gobierno de Trump pronto reconoció a JOH como ganador de las elecciones. Fue entonces que Nasralla dijo que se retiraba de la política, incluso señaló que su causa estaba perdida. La enorme presión desde abajo le ha impedido retirase a la vida privada. Esa actitud es lo opuesto que hemos visto del pueblo que no le ha importado sacrificar hasta su vida buscando cambiar profundamente la sociedad, pero esos titubeos sin duda que tienen un efecto inhibidor del movimiento al restar confianza.
El movimiento de masas llegó a alcanzar un carácter insurreccional a nivel nacional y fracturó a las fuerzas represivas estatales. La última decisión estaba en las calles. Era completamente posible derrocar al régimen golpista pero para ello había que ir a la ofensiva. El tiempo estaba en contra del movimiento. La lucha de masas no puede mantenerse en ebullición permanentemente. Si no se tiene conquistas tangibles, tarde o temprano la lucha de masas descenderá. Los capitalistas pueden esperar a que las masas se cansen para retomar el control. Por eso señalamos la necesidad de avanzar en acciones como una real huelga general, la toma de edificios gubernamentales acompañados del establecimiento de asambleas populares y la elección en las mismas de representantes que coordinaran la lucha regional y nacionalmente. Las masas han dado todo pero los dirigentes de Libre y los sindicatos no han sabido canalizar este potencial. Un partido auténticamente revolucionario es como un pistón que puede concentrar toda la fuerza del vapor en un punto, pero sin el pistón el vapor tenderá a disiparse.
Flujos y reflujos
Durante el periodo navideño en fiestas populares, familiares y barriales y en la final del partido de futbol nacional se escucharon canciones y gritos por la salida de JOH. Al iniciar el año, JOH hizo un llamado a un dialogo nacional, esto era una clara trampa para avanzar en su imposición. La Alianza contra la dictadura rechazó un dialogo directo con el dictador, pidió hacer justicia por los asesinados en estas protestas y la liberación de 100 presos políticos; llamó a conformar un bloque opositor ―algo correcto pero que en la práctica ha sido una alianza cupular y se ha traducido simplemente en un bloque parlamentario― y convocó a iniciar movilizaciones desde el 6 de enero y a un paro nacional del 20 al 27 de ese mes.
El 6 de enero hubo una marcha en San Pedro Sula. El día 12 hubo una enorme manifestación con acciones en varias partes del país y una gran participación en Tegucigalpa. Esto reflejaba que seguía existiendo una fuerza importante para continuar la lucha pero también fue claramente menor a las de diciembre, lo cual era una señal de alarma que reflejaba cansancio. En una clara búsqueda de replegar la lucha, el Estado ha actuado con mano dura. Incluso Mel Zelaya recibió gases lacrimógenos por parte de la policía, el diputado Jari Dixon fue golpeado y agredidos reporteros.
De cara a la instauración del congreso se adelantaron las protestas planeadas, el 16 de enero hubo manifestaciones simultaneas en muy diversas partes del país. Ese día otro compañero fue asesinado por la represión estatal. En vez de luchar contra la instauración del parlamento, Libre orientó la batalla a ganar su junta directiva. En los días previos se buscaron alianzas con los partidos opositores, principalmente con el Partido Liberal. El fraude operó más claramente en las diputaciones y alcaldías y la correlación en esta instancia burguesa es claramente a favor del oficialismo. El Partido Nacional (PN) se quedó con 61 diputados y la Alianza de la Oposición con 35 (Libre con 30, 4 de PINU y solo 1 del Partido Anti Corrupción de Nasralla). El Partido Liberal, con 30 parlamentarios, votó junto a la Alianza. El PN, aliado a otros pequeños partidos, obtuvo 67 votos y con eso se apoderó de la Junta Directiva del parlamento presidida nuevamente por Mauricio Oliva, fiel representante del régimen golpista.
La Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) denunció que hay una red de corrupción entre los diputados en el que está involucrado Mauricio Oliva. Esta denuncia fue aplaudida por Luis Almagro de la OEA, quien cuando es conveniente denuncia a la dictadura pero no hace nada serio para evitar que se imponga. Además de esta denuncia de corrupción la agencia de noticias AP ha exhibido al jefe de policía, José Aguilar Moran, vinculándolo con el narcotráfico, diciendo que en 2003 ayudó al traslado de 780 kilogramos de cocaína. Ese es el nuevo gobierno de la dictadura.
La instauración del parlamento se dio en medio de un ambiente tenso, con los diputados de la oposición en franca protesta. Estos no participaron en los debates y en medio de gritos levantaron pancartas exigiendo justicia para los asesinados, la salida de JOH y un llamado a la población a la insurrección. Aun con ello el parlamento se instaló y los diputados golpistas aprobaron leyes que los blindan de ser juzgados por corrupción. Con esto se dio el primer paso en el camino para que JOH asumiera nuevamente la presidencia.
El paro del 20 al 27 de enero fue un fracaso que reflejó debilidades. No basta discursos llenos de frases radicales de los dirigentes, se necesita organización y una orientación correcta. Es necesaria una real alianza desde abajo con los sindicatos y organizaciones populares. La falta de planificación de las acciones desde debajo y la incapacidad de dirigir la lucha a la ofensiva llevaron a un descenso del movimiento. Si bien Libre rechazó el dialogo directo con JOH no descartan que un mediador externo, con carácter vinculante, intervenga. Eso busca encontrar una salida negociada al conflicto, en vez de buscar una salida revolucionaria. Las masas están dispuestas a dar la vida por algo que vale la pena pero todos estos errores, titubeos y malas estrategias influyeron en que el movimiento descendiera generando las condiciones para que JOH se impusiera.
Polarización
Las causas de esta lucha revolucionaria en Honduras no se han solucionado, por el contrario, se agravarán. El capitalismo mundial ha mostrado su inviabilidad, no han logrado salir completamente de la gran crisis de 2008 cuando se amenaza con nuevas recesiones. Honduras, además, tiene un capitalismo inviable y dependiente. La burguesía, local e imperialista, es incapaz de solucionar las contradicciones del sistema y los problemas de las masas, por el contrario las agrava. El régimen de JOH no tiene una sólida base social y pende de un hilo. Se sostiene solo gracias a la represión, al apoyo de los imperialistas y la debilidad de la dirección de los trabajadores. Pero si el movimiento no es capaz de tumbarlo este régimen puede recuperase. Frente a la imposición pueden desarrollarse elementos de resignación entre las masas.
Donald Trump es conocido por sus discursos xenofóbicos y políticas de carácter proteccionista que se reflejan en acciones salvajes contra los migrantes latinoamericanos. Eliminó de golpe la protección legal que cientos de miles de migrantes centroamericanos y haitianos tenían, para el caso de Honduras le extendió una vez más dicha protección generando incertidumbre sobre el futuro. Juan Orlando Hernández necesita del apoyo de los imperialistas y será fiel a sus amos, por eso Honduras apoya las locas políticas de Trump contra los palestinos en Israel. Juan Orlando Hernández es una especie de perro fiel de Trump, pero debe tener cuidado que este amo desquiciado puede en cualquier momento dar una patada a su despresiable mascota.
El régimen corrupto de JOH y la clase capitalista que representa, quieren el poder para seguir exprimiendo más a las familias trabajadoras del campo y la ciudad. Los trabajadores ya no soportan vivir como hasta ahora. La situación es inestable, cualquier accidente puede levantar otra tormenta. No soportarán 4 años más del gobierno de JOH. Es necesario prepararnos para las futuras batallas. La gran burguesía actuará más allá de la bota militar. Buscarán, de alguna u otra forma, desarticular y desactivar la organización y lucha de las masas.
Lenin, que sabía sobre revoluciones, dijo que los pecados del reformismo se pagan con ultraizquierdismo. Hay sectores del movimiento que siguen dando la lucha sin claudicar, siendo el ejemplo a seguir. Existe el peligro, de que sectores más consientes vayan demasiado lejos y terminen separándose del resto de las masas. También ante las limitantes de los dirigentes algunos compañeros pueden optar por otros caminos, impulsando acciones heroicas pero individuales que a nada bueno llevarán. La fuerza está en el movimiento de masas, eso es lo que ha hecho tambalear al régimen. La tarea fundamental es la organización de la clase obrera, los campesinos, estudiantes y el resto del pueblo. Para ello los sectores más activos y consientes deben articularse bajo una estrategia y programa revolucionario, que solo el marxismo puede dotar. Es necesario construir una organización de cuadros marxistas que rescaten la experiencia histórica del movimiento obrero y convierta las ideas de Marx, Engels, Lenin y Trotsky en una fuerza material. Eso es lo que buscamos construir como Corriente Marxista Internacional en Honduras e internacionalmente.
Los trabajadores de Honduras deben transformar su historia
Antes de la revolución de 1979, Nicaragua era el centro de la contrarrevolución centroamericana, desde donde los EE.UU. operaban y combatían la lucha de obreros y campesinos en la región. Una revolución acabó de tajo con esa dictadura y toda la enorme fuerza del imperialismo no pudo detener a las masas en acción. Los imperialistas tuvieron que resignarse a ver como su régimen títere era barrido por los trabajadores.
Honduras se convirtió en el centro de la contrarrevolución desde la década de los 80. Aunque hubo luchas importantes de los trabajadores estas fueron aplastadas. En esa década decisiva de la historia centroamericana, Honduras fue a la zaga mientras que en la mencionada Nicaragua se abrió un proceso revolucionario con todo el potencial de acabar con el capitalismo, en Guatemala se intensificaba la guerra civil y en El Salvador se dio un movimiento de masas revolucionario y una guerra civil.
La biblia dice que los últimos serán los primeros. Si echamos la vista atrás, en estos últimos 10 o 20 años, veremos luchas de masas de gran importancia. En El Salvador fue echado ARENA del poder y se formaron los primeros gobiernos de izquierda en su historia, aunque el programa reformista del FMLN ha mostrado sus limitaciones. Costa Rica, que había conseguido en el pasado gran estabilidad, contaba con estado de bienestar donde los trabajadores gozaban de logros sociales, hoy salvajemente los capitalistas los están eliminando. Las masas buscan defenderse. En Guatemala se dieron movilizaciones que echaron afuera a Otto Pérez, aquí se mostró que no es suficiente echar a un régimen podrido. En septiembre pasado vimos una huelga general contra Jimmy Morales y los diputados corruptos. Sin embargo, donde la lucha ha sido más intensa es justamente en Honduras, eso no es casualidad, es reflejo de que aquí las contradicciones de forma más intensa se han acumulado. Honduras tiene el potencial de jugar el papel que Nicaragua tuvo en el pasado, pero para ello debe conseguir triunfos revolucionarios que son completamente alcanzables con métodos revolucionarios.
Aun se siente el olor del gas que han hecho respirar al pueblo; aun chorrea la sangre de obreros, campesinos y estudiantes, es decir del pueblo asesinado en las protestas. Esto no se olvida fácilmente. JOH se impuso con un burdo fraude y está desacreditado. La constitución Hondureña, en su artículo 3° da el derecho al pueblo a actuar contra la dictadura.
“Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas o usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que esta Constitución y las leyes establecen. Los actos verificados por tales autoridades son nulos. El pueblo tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional”.
Esta lucha ha sido una enorme escuela. Es necesario unificar a los sectores más conscientes de la clase obrera y la juventud en una izquierda marxista, vinculada firmemente a la lucha revolucionaria del pueblo que defienda una táctica, estrategia y programa auténticamente socialista para acabar con este Estado fraudulento y corrupto, y su podrido sistema capitalista. Con la imposición de JOH la perspectiva no es de calma, sino de guerra de clases. Debemos prepararnos para las futuras batallas.

Honduras: El Látigo De La Contrarrevolución Reanima La Lucha Revolucionaria

WhatsApp Image 2017-12-18 at 22.17.41Por: Ricardo Ayala, Corriente Marxista Internacional
Salvador Nasralla, el candidato de la oposición, viajó a Washington para reunirse este lunes 18 de diciembre con representantes de la OEA, del departamento de Estados Americanos y organismos de Derechos Humanos, para buscar una salida al conflicto post electoral en Honduras. En otra burda maniobra, el Tribunal Superior Electoral (TSE), en la tarde del domingo 17 de diciembre, declaró ganador al derechista Juan Orlando Hernández (JOH) del Partido Nacional y actual presidente. A todas luces ésta es una elección fraudulenta. La Alianza contra la dictadura ha llamado a movilizarse de inmediato en todas las plazas públicas del país (una acción que quedó rebasada por los acontecimientos), en la noche de este domingo se tomaron carreteras con fogatas encendidas, se pusieron barricadas y se prendió fuego a instalaciones bancarias y judiciales. Manuel Zelaya, coordinador de la Alianza Contra la Dictadura, llamó a Nasralla a regresar de Washington pues allá no se va a resolver nada. Es el pueblo el que va a decidir en las calles quien es el real ganador de las elecciones, dijo. Frente a la nueva contundente acción, Luis Almargo, secretario general de la OEA ha propuesto que se realicen nuevas elecciones como salida al conflicto en un claro intento de desactivar la lucha de los trabajadores. Nasralla dice que puede ganar nuevamente la elección pero JOH se niega a repetirla.
El TSE es un instrumento al servicio de JOH con una blanda oposición interna. Ellos declararon que JOH ganó con una diferencia de 50,446 votos (1.53%) supuestamente, obteniendo 1 millón 410 mil 888 votos (42.95%) frente a 1 millón 360 mil 442 votos (41.42%) de Salvador Nasralla. El conteo parece como si un corredor claramente rezagado, diera un tremendo sprint y ganara de último momento por una nariz. Pero un conteo electoral no se puede comportar de esa forma. La oposición ha denunciado la inexplicable caída del sistema cuando faltaban contabilizar poco más de 5 mil sabanas electorales de las 18 mil 129 mesas escrutadas. Al restablecerse el sistema de manera repentina ya daba ganador a JOH. La Alianza ha denunciado que muchas actas han sido manipuladas y cambiadas.
Después de las elecciones del 26 de noviembre, Honduras ha vivido un movimiento insurreccional del pueblo que se opone al fraude. El Estado ha respondido con represión (ya son 22 muertos en las protestas, incluyendo 3 menores de edad) y estableció un toque de queda que el pueblo desafió saliendo a las calles en las colonias populares y pueblos del país. El 3 de diciembre se realizó una de las manifestaciones más grandes de la historia de Honduras. Ha sido tal la determinación, que la policía se dividió. Todo ese esfuerzo y sacrificio se pueden venir abajo con la declaración del TSE. Estos son momentos decisivos, los trabajadores del campo y la ciudad comprendieron que sin su acción decisiva se impondrá a JOH y la pesadilla continuará.
¿Por qué no ha triunfado el movimiento?
Cabe preguntarnos ¿Por qué un movimiento tan contundente no ha podido triunfar hasta ahora? La respuesta está, en que no se ha tenido la suficiente organización y adecuada dirección para hacer avanzar en acciones más determinantes. La Alianza se encajonó en la lucha legal y se perdieron momentos decisivos, provocando un retroceso en la lucha. El paro nacional del 11 de diciembre fue un síntoma de debilidad, mostró, lo cual puede ser normal, cierto cansancio temporal. Muchas personas no pudieron participar en estas acciones debido a que tenían que ir a laborar, ya que en sus centros de trabajo no se estaban organizando acciones de protesta.
En todo este tiempo, el régimen ha realizado una campaña mediática, para tratar de manipular o desviar la atención de la gente. Por ejemplo, la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad (MACCIH) de la OEA, sacaron a la luz casos de corrupción de diputados. También se dio la noticia de un accidente aéreo, donde presuntamente murió un grupo de hondureños incluyendo la hermana de JOH. Nadie ha visto fotos de la difunta y la voz popular dice que es una mentira. También se ha dado una campaña para criminalizar a los dirigentes locales, por un lado, provocando con infiltrados, acciones de sabotaje y acusando a dirigentes locales para generar temor, buscando su repliegue.
Correctamente se trató de reorganizar una siguiente acción, convocando a un nuevo paro el 15 de diciembre, el resultado fue mejor, pero no del todo satisfactorio. Las tomas de calles fueron anunciadas de antemano y la policía se movilizó previamente para impedirlos y también reprimió las tomas, disolviendo varias de ellas. Al no ser acciones tan masivas, la represión se facilitó, al menos dos compañeros fueron asesinados por la policía. Pese a todo ello se establecieron cerca de 100 tomas carreteras ese día, aunque nada comparable con los momentos álgidos de lucha. Fue después de esas muestras de debilidad que el TSE se animó a declarar ganador a JOH. El reflujo temporal no significaba una derrota, la gente estaba a la expectativa y atenta para actuar en alguna acción que realmente valiera la pena.
El pueblo trabajador de Honduras tiene la experiencia reciente de la lucha contra el golpe militar en 2009. Ahí se formó el Frente Nacional de Resistencia Popular. Un error fue dejar de lado, en la vía de los hechos, a esta organización a favor de la creación de Libre. Este partido se formó por la base del FNRP pero integrando a elementos burocráticos y burgueses del Partido Liberal. Se priorizó la lucha electoral, dejando en segundo término la lucha popular. De tal forma, que ahora que el movimiento requiere realizar acciones más contundentes, no existe la organización suficiente para hacerlo.
Nuevos sectores se sumaron a la denuncia y lucha contra la imposición de JOH como Convergencia Contra el Continuismo, realizando una conferencia de prensa conjunta con miembros de la Alianza contra el fraude. En ella asistieron el reconocido líder sindical Carlos H. Reyes y Berta Oliva, fundadora de Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH).
Sin embargo la entrada del movimiento obrero organizado es una limitante en esta lucha, aunque H. Reyes se pronuncia contra el golpe no vemos pronunciamientos ni acciones contundentes del movimiento sindical. El movimiento obrero organizado debe poner su huella en la lucha primeramente enarbolando la defensa de un claro programa de clase a favor de los trabajadores y en segundo término con sus métodos de lucha: formación de asambleas donde la base pueda opinar y realizar acciones como huelgas que permitan a los trabajadores de los sindicatos poder dejar de laborar para salir a luchar, además de que paralizando a la producción golpeamos realmente a la clase capitalista que soporta al Partido Nacional y a JOH.
El movimiento es muy profundo e inspirador, pero a mediano plazo si no logra organizarse, tenderá a dispersarse abriendo el camino a una derrota de la lucha. En 2009 se estableció una asamblea Popular Nacional en la lucha contra el Golpe de Estado. De igual forma hoy se deben establecer asambleas populares en cada centro de trabajo y estudio, barrió y pueblo, que elijan representantes y se conforme con ellos una nueva asamblea nacional, que dirija el movimiento en las calles y organice un plan nacional de lucha.
La OEA y la UE
Los dirigentes de la Alianza han declarado que les han intentado dividir, pero la unidad se mantiene firme. Sin embargo, se notan diferencias entre Nasralla y Mel Zelaya, el primero ha declarado públicamente que confía en la OEA y la Unión Europea, mientras el segundo hace declaraciones más duras contra el imperialismo. Pero Mel Zelaya ha dicho públicamente a los imperialistas, que él no gobernará, sino que lo hará Nasralla, que si él es el problema se hará a un lado.
La preocupación principal de la UE y la OEA es, que el movimiento de las masas no se desborde y su llamado permanente es a la calma. Poco después de que el TSE declaró ganador a JOH, José Antonio de Gabriel, observador de la Unión Europea en Honduras, dio una conferencia de prensa que a todas luces era un respaldo de este grupo de observadores de lo que dijo el TSE. Después del nuevo levantamiento popular, Marisa dos Santos Matías, eurodiputada del Bloque de Izquierda de Portugal y jefa del grupo de observadores de la UE desmintió que se reconociera el triunfo de JOH y se abalara el proceso.
Los observadores de la OEA sacaron un tibio informe de las elecciones pero: “considera que ha observado un proceso de baja calidad electoral y por ende no puede afirmar que las dudas sobre el mismo estén hoy esclarecidas” (http://www.oas.org/fpdb/press/Segundo-Informe-Preliminar-MOE-Honduras-18dic-FINAL.pdf).
La Secretaría General de la OEA sacó una declaración en la que llama al dialogo sin sectarismos, al respeto al Estado de derecho y a la paz. Pero donde debe reconocer que:
“Intrusiones humanas deliberadas en el sistema informático, eliminación intencional de rastros digitales, imposibilidad de conocer el número de oportunidades en que el sistema fue vulnerado, valijas de votos abiertas o sin actas, improbabilidad estadística extrema respecto a los niveles de participación dentro del mismo departamento, papeletas de voto en estado de reciente impresión e irregularidades adicionales, sumadas a la estrecha diferencia de votos entre los dos candidatos más votados, hacen imposible determinar con la necesaria certeza al ganador”.
A esto se le llama fraude pero la OEA se niega a usar esas palabras. Más adelante dice:
“Por todo lo explicado, y ante la imposibilidad de determinar un ganador, el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales, dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un TSE que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos.” (www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-092/17).
El llamado a una nueva elección busca encontrar una salida que implique desactivar el movimiento revolucionario de las masas. Correctamente los dirigentes de Libre, llaman a la gente a mantener la protesta social. Zelaya, aunque hace sus críticas, ha dado a Nasralla la decisión sobre aceptar o no esta propuesta a nuevas elecciones. Nasralla, después de su reunión con la OEA, ha aceptado la propuesta de la OEA de convocar a nuevas elecciones.

Intromisión imperialista
Heide Fulton, encargada de Negocios de la Embajada de EEUU en Honduras, ha tuiteado algunas declaraciones que el pueblo ha entendido como injerencia. El 3 d diciembre, en un claro intento de avalar el proceso, dijo: “Felicito al pueblo hondureño por las manifestaciones pacíficas de hoy, y al @TSEHonduras por un proceso ordenado ahora en curso”. “Como la OEA indicó, la participación amplia de la sociedad civil durante el escrutinio ayuda a asegurar que este proceso democrático permanezca en las manos del pueblo”. Mientras Fulton decía esto, Mel Zelaya decía a los manifestantes que eran los sectores más de derecha del imperialismo quienes impedían el triunfo de Nasralla.
El 10 de diciembre, bajo el pretexto del día internacional de los derechos humanos, Fulton sacó una declaración que dice:
“En Honduras, aplaudimos los pasos dados para fortalecer el Sistema Nacional de Protección para Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia en el último año. Alentamos a las administraciones hondureñas actuales y futuras a continuar fortaleciendo los esfuerzos del Mecanismo de Protección para proteger a estas valientes personas cuando son amenazadas, y para investigar y llevar ante la justicia a los responsables de cualquier ataque en su contra.”
“Valoramos el compromiso de las autoridades hondureñas de investigar las denuncias de violaciones de derechos humanos relacionadas con el período postelectoral e instamos a que todas esas investigaciones sean oportunas, exhaustivas y transparentes.”
“También reiteramos nuestro llamado a todos los involucrados en el proceso electoral a apoyar una determinación transparente, imparcial, oportuna y pacífica del resultado de la elección, consistente con la ley hondureña, de una manera que maximice la participación ciudadana y represente la voluntad del pueblo hondureño expresada en las elecciones del 26 de noviembre”.
En la lujosa oficina de Fulton, no entra el gas lacrimógeno, ni las balas que han asesinado a decenas de hondureños en la violenta represión del gobierno de JOH. Los imperialistas lloran lágrimas de cocodrilo, pero no han dudado en apoyar a los gobiernos oligarcas y golpistas. Un ex coronel de JOH ha declarado que este gobierno, con el apoyo de los EEUU, han creado escuadrones de la muerte en este país, dijo:
“(La embajada de EE.UU.) no sólo suministraban armas a los escuadrones de la muerte, también pagaban las casas que servían como casa de seguridad, donde llevaban a las personas y torturaban y ejecutaban y todo esto pagado por la embajada norteamericana” (hispantv.com/noticias/honduras/362586/hernandez-eeuu-nasralla-fraude-elecciones-protesta).
La oligarquía hondureña tiene una larga tradición reaccionaria de colaboración con los EEUU. Honduras se volvió el centro de la contrarrevolución en Centroamérica, después de la caída de Somoza en Nicaragua. Cuando Micheletti dio el golpe de Estado, el estadio nacional se convirtió en centro de tortura contra el pueblo y se asesinaron más de 200 personas bajo el apoyo y silencio cómplice del imperialismo.
En la noche del 17 Dic, Mel Zelaya dijo en la conferencia de prensa, que recibía constantemente amenazas de muerte pero que uno podía dar su vida a favor de la casusa de trasformar la sociedad en Honduras. Instó a la gente a desafiar la represión y a tomar las calles.
El nuevo levantamiento popular
Manuel Zelaya llamó a tomar las calles desde esa noche del 17 y las plazas públicas para este lunes 18. Durante la noche, a lo largo y ancho del país se establecieron tomas de carreteras y barricadas, se quemaron oficinas bancarias y judiciales. Este lunes Honduras amaneció con sus principales carreteras tomadas. La policía ha atacado pero enfrentándose, ahora sí, a una dura resistencia.
Un ejemplo de la brutalidad represiva la vemos en la Salida Danli. La gente realizaba la toma de manera pacífica. Un enorme pelotón de la policía militar llegó y comenzó a disparar cientos de bombas de gases contra la población indefensa. No solo arremetieron contra los manifestantes, atacaron a gente que caminaba por el lugar e incluso a las casas. Lanzaron cientos de bombas y dos de ellas entraron al interior de una casa pobre, con una puerta hecha de palos de madera y muros de lámina. Ahí se encontraba una familia pobre con niños. Una adulta mayor y un bebé recién nacido fueron fuertemente afectados por el gas lacrimógeno y trasladados a un hospital.

En San Pedro Sula, un joven manifestante cayó muerto al ser herido en un pulmón. En esa ciudad se ha denunciado que policías privados de una empresa, dispararon contra manifestantes pacíficos. La gran parte de los asesinados en estas jornadas son jóvenes, que son los más dispuestos y determinados en la lucha.
Toda revolución digna de llamarse así, divide a las fuerzas represivas en líneas de clase. Las masas se enfrentan valientemente a las fuerzas estatales. Hay escenas de guerra civil pero también de gente del pueblo que reclama a los militares por estas acciones e indignadas, les dicen que no les importa perder la vida y que ellos no pueden seguir defendiendo a JOH, cuando viven en la miseria como ellos. Un policía herido fue capturado por la población, le insultaron y reclamaron duramente, pero al que no agredieron y dejaron en libertad.

La policía y el ejército son instrumentos represivos en defensa de los intereses del gran capital, pero en sus bases hay gente que vive en las mismas condiciones de pobreza que el resto de obreros y campesinos y sus familiares muchas veces están en las calles luchando. Los Cobras y otras corporaciones se negaron en días pasados a reprimir, en esta nueva jornada de lucha, distintos mandos policiacos han renunciado a sus corporaciones. Los policías rasos, estando en la calle, se contagian del ambiente revolucionario del pueblo. El movimiento debe organizar comités de autodefensa, a la vez que agita en las bases de las fuerzas armadas para dividirlas. Mel Zelaya hizo un llamado a las fuerzas armadas a ponerse bajo las órdenes del nuevo presidente. Los soldados y policías que se niegan a reprimir, deben formar comités en sus batallones, en asambleas destituir a los mandos represores y sustituirlos por elementos bajo control de la base, se debe aislar a los elementos más reaccionarios de la policía que continúan reprimiendo al pueblo y voltear las armas contra los explotadores y su representante Juan Orlando Hernández.

¿Qué sigue?
El movimiento popular hondureño es inspirador pero debe generar elementos de organización popular. El partido Libre será impactado desde su base y podría girar a la izquierda por presión de su base. Se requiere que en cada barrio, pueblo, centro de trabajo y centro de estudio se creen comités de lucha y asambleas generales que elijan representantes que coordinen la lucha regional y nacionalmente. No olvidemos la experiencia de 2009 y del FNRP. En las siguientes etapas, donde no siempre el movimiento tendrá el auge de hoy, se debe organizar de mejor forma las acciones para que no ocurra lo de los paros del 11 y 15 de diciembre.
Desde las bases se debe dejar en claro los intereses del pueblo trabajador. Se debe enarbolar un programa para que aumenten los salarios, haya pleno empleo, se invierta en la salud y educación publica, exista universidad para todo joven, etc. Para ello hay que acabar con los privilegios de los políticos y capitalistas corruptos. Se deben expropiar sus bienes, obtenidos por la vía del robo y la explotación hacia el pueblo, poniéndolos a funcionar con la economía bajo control democrático de los trabajadores. Para ello debe formarse desde las bases del Libre y del pueblo un fuerte polo de los trabajadores organizado.
El principal protagonista de esta lucha es el pueblo y si se triunfa, será gracias a él y solo a él. JOH se debe ir ya, sin esperar a otras elecciones. Se debe cambiar el régimen y a la sociedad desde la raíz. Nasralla está en Washington, mientras el pueblo está dando una batalla heroica, él ha cedido a que se hagan otras elecciones. Esta propuesta de la OEA fue su respuesta frente al nuevo levantamiento insurreccional del pueblo. La burguesía puede sacrificar a JOH y poner maquillaje al Estado, pero quieren mantener al sistema capitalista intacto. Por eso su llamado a la calma y a respetar la institucionalidad burguesa, por eso el llamado a nuevas elecciones busca que la gente regrese a sus casas. La decisión de aceptar o no una nueva elección, no debe decidirla individualmente Nasralla, se debería convocar a una asamblea con representantes de la base de los partidos de la Alianza y sectores en lucha para tomar o rechazar esta determinación y decidir un plan nacional de lucha.
El pueblo lo que quiere es que salga JOH pero también una vida digna. Desde las cúpulas Nasralla y la dirección de Libre van a ser presionados. Podrían llegar a acuerdos en que se desconozca a JOH, a cambio de atar las manos al nuevo gobierno. Nasralla será presionado por arriba, es deber de los trabajadores que le han votado, impedir que ceda y que aplique un programa a favor de obreros y campesinos.
El régimen de JOH no quiere ceder el poder. Quieren proteger sus privilegios y saben de sus crímenes cometidos que el pueblo exigirá sean pagados. El secretario de gobierno, Ebal Díaz, dijo en su twiter:
“Sr. @Almagro_OEA2015 ud ha violado los procedimientos de OEA y MOE, fomentando más violencia. Ud ha sido (sic) irresponsible, permitiendo a un funcionario de su equipo confabularse con @SalvadorAlianza en intentar robar la elección”.
El imperialismo estadounidense y la OEA, en un caso hipotético de que quieran sacrificar a JOH buscando salvar al sistema, presionarán y no le darán reconocimiento internacional. Pero eso solo ocurrirá bajo el miedo de perderlo todo.
El movimiento de masas ha realizado maravillas y mostrado su determinación y tiene todo el potencial de avanzar y desarrollarse. Para ello se debe fortalecer el movimiento popular basado en las asambleas desde la base. Son inspiradoras las acciones de tomas carreteras y la defensa del pueblo frente a la agresión policiaca, pero no se puede simplemente resistir pues el desgaste y el reflujo inevitablemente vendrá. ¿Cómo se puede avanzar? Nosotros creemos que además de paralizar los caminos, hay que paralizar la economía con la huelga general. En los lugares donde el movimiento tenga la suficiente fuerza se deben tomar los palacios municipales y administrarlos por comités electos en asambleas populares.
Son horas y días decisivos para la historia de Honduras y de América, porque esta batalla impactará a otros países de la región. La clase obrera, el campesinado y los jóvenes en lucha sólo pueden confiar en sus propias fuerzas y en nadie más. La burguesía le teme al pueblo hondureño, porque les ha perdido el miedo, porque no quiere conformarse con migajas y se debe obtener, de una vez por todas, la vida digna que los catrachos se merecen.
18 de diciembre de 2017

Honduras: Sólo la acción de las masas puede garantizar la salida de JOH

WhatsApp Image 2017-12-04 at 19.57.44

Ricardo Ayala – Corriente Marxista Internacional

El 26 de noviembre se realizaron elecciones nacionales en Honduras. La elección se ha dividido en dos bandos: quienes apoyan al actual presidente Juan Orlando Hernández (JOH), que busca su reelección, y quienes apoyan al candidato de la Alianza contra el Golpe, Salvador Nasralla. En los primeros se posicionan las fuerzas más reaccionarias que buscan mantener sus privilegios, empezando por el histórico partido Nacional, principal fuerza política de la oligarquía; con los segundos están las masas de obreros, campesinos, desempleados, estudiantes, amas de casa… que ya no soportan su condición de explotación, pobreza, violencia y falta de democracia y aspiran a un cambio profundo de la sociedad.

Este domingo 3 de diciembre de 2017, se ha realizado una de las más grandes manifestaciones de la historia de Honduras, comparable en magnitud a la realizada el 5 de julio de 2009 cuando el derrocado Manuel Zelaya intentó regresar al país en medio del golpe de Estado que impuso a Micheletti al frente del país.

Los recientes comicios estuvieron llenos de irregularidades y fueron completamente amañados para asegurar el triunfo del Partido Nacional Se apostó a la compra de votos y la amplia abstención pero el pueblo salió masivamente a votar y les derrotó. Sin embargo, apenas unas horas después del cierre de las casillas, Juan Orlando Hernández se declaró ganador sin importar la opinión de la población.

Todo el aparato estatal está al servicio de la oligarquía pero aun con ello no han logrado hasta ahora imponer a su candidato debido a la respuesta de las masas. En última instancia la elección se decidirá en la lucha en las calles.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) tuvo que reconocer inicialmente que Salvador Nasralla llevaba una delantera de alrededor del 5%. El día miércoles 29 de noviembre se cayó el sistema de cómputo donde se hacía el conteo. El argumento es que el disco duro se llenó, algo ridículo e inaceptable para una elección que ha costado millones de lempiras a los hondureños. Cuando el sistema se restableció, JOH apareció en el conteo como puntero.

El pueblo hondureño comprendió la trampa y la respuesta fue un verdadero levantamiento popular que no fue preparado ni convocado por alguna organización central, sino por agrupaciones locales y ante todo por la indignación del pueblo trabajador convertida en acción. La respuesta del Estado fue la represión, es una burla que ahora culpen a la oposición de la división y la violencia. El Estado ha lanzado gases a las manifestaciones y barrios obreros, se ha disparado contra la población y han caído víctimas mortales. Esto no ha detenido las protestas que han abarcado cada territorio de la nación centroamericana.

Como respuesta a este movimiento revolucionario desbordante, Juan Orlando Hernández decretó, en la noche del viernes, un toque de queda donde la gente no puede reunirse, manifestarse o simplemente salir a la calle a partir de las 6:00 pm y hasta las 6:00 am. Buscando intimidar la protesta, las fuerzas armadas actuaron con particular brutalidad esa noche. El Estado detuvo a alrededor de 100 personas, las redes sociales mostraron imágenes de los grupos armados del Estado golpeando de forma sádica a la población en la calle. La joven Kimberly Fonseca fue asesinada después que los militares dispararon al grupo con el que se encontraba. La dramática imagen de su cuerpo tirado en la calle con un río de sangre saliendo de su cabeza es una escena que en sí misma nos muestra la verdadera cara de la supuesta democracia hondureña.

Nasralla está apelando a la OEA, la Unión Europea y la oficina comercial de Estados Unidos para que se corrijan las irregularidades de la elección. El candidato de la oposición proviene de un partido que no se puede considerar ni de izquierda, pero él ha tenido que critica el problema del hambre de la gente prometiendo solucionarlo convirtiéndose en el puente por el que se ha expresado el descontento popular. La elección no se ha ganado gracias a Nasralla sino incluso pese a él. La gente exigirá la solución de sus sentidas demandas si consiguen derrotar al régimen de la dictadura. En un periodo de crisis capitalista global, creemos que sólo es posible solucionar de manera real los problemas sociales de los trabajadores enfrentándose abiertamente al sistema capitalista, poniendo las palancas económicas ―hoy controladas por corruptos oligarcas golpistas y sus aliados imperialistas― bajo control democrático de los trabajadores estableciendo una economía planificada. Para ello es necesario organizar una tendencia revolucionaria que luche dentro del movimiento de masas y defienda un programa socialista basado en la democracia obrera.

Nasralla y la dirección del partido Libre han ido por detrás del pueblo en lucha Lo único que habían realizado fue un mitin el día siguiente de la elección frente al TSE, pero el movimiento por sí mismo se desarrolló y adquirió una dimensión nacional con cientos o miles de acciones espontáneas de la población a lo largo y ancho del país. No fue sino hasta el toque de queda decretado por JOH que la dirección de Libre, a través de Manuel Zelaya, convoca a algunas acciones: desafiar el toque de queda con cacerolazos en los barrios y una marcha nacional el domingo 3 de diciembre.

El pueblo hondureño encontró en el cacerolazo una forma de manifestar su descontento. La respuesta fue masiva. Hay quienes comparan lo ocurrido en la noche del jueves con el festejo de año nuevo, lo cual nos muestra el carácter masivo de esta protesta. El pueblo respondió a los violentos oligarcas golpistas con combatividad y festividad, desafiando al toque de queda en cada barrio obrero del país.

La debilidad del movimiento en las primeras etapas ha sido su relativa dispersión. La marcha del domingo fue un punto de unificación y por eso su carácter masivo. Las manifestaciones se dieron a nivel nacional en las principales ciudades y departamentos como lo son Tegucigalpa, San Pedro Sula o Choluteca. Es posible que hablemos de 300 mil personas en las calles. Es claro que esta lucha está arrastrando a nuevas capas que no intervinieron en 2009. Entre el pueblo de a pie hay un cuestionamiento mayor al régimen y al sistema capitalista.

El individuo puede jugar un papel en la historia. El pequeño dictador, Juan Orlando Hernández, en su obsesión de mantener el poder, ha acentuado las contradicciones, incluso generando descontento en la propia base del Partido Nacional. Él no hace más que representar a un sistema capitalista decadente e inviable dirigido con un régimen podrido pero también tiene sus propias ambiciones personales. Honduras no es capaz de asegurar la mínima democracia burguesa y cada conquista democrática será arrancada por la lucha de obreros y campesinos en las calles.

Nasralla dice que antes de la caída del sistema había poco más del 70% de las actas contabilizadas y llevaba 117,671 votos de ventaja. Después de la caída del sistema se digitalizaron y contabilizaron actas a favor de JOH. Para ello se imprimieron nuevas actas, se contabilizaron actas sin firma y se escanearon nuevas actas desde las oficinas del Partido Nacional que se metieron al sistema de conteo. Para la oligarquía la democracia es simple: si los resultados no te favorecen cambia los resultados.

En medio de la protesta el TSE aceptó contabilizar las actas con irregularidades que son 1,006 de las 12,900 totales. Pero la oposición exige que se contabilicen, con un listado individualizado, 5,179 actas que son las que se anexaron después de la caída del sistema. Además de pedir repetir el conteo en tres departamentos donde el nivel de votación estuvo muy por arriba de la media y el Partido Nacional gana. Estos son Departamentos donde operaron mayormente el fraude. Las peticiones de la oposición son realmente limitadas en medio de una elección tan fraudulenta y manoseada pero hasta esas se niega el TSE a cumplir.

Después de la enorme movilización del pasado 3 de diciembre, el TSE contabilizó a toda prisa las 1,006 actas con irregularidades dándole una ventaja a JOH con 42.98% de los votos mientras que Nasralla consiguió el 41.39%. La Alianza contra la dictadura y la población no aceptará ese resultado. Se pugnará por el conteo del total de las actas señaladas. La lucha ya ha generado fisuras en el aparato estatal, el magistrado del TSE, Marco Ramiro Lobo, ha criticado el proceso y llamado a contar las 5 mil actas. El Estado, debido a la actual fuerza del movimiento de masas, podría intentar alargar el proceso en medio de las impugnaciones apostando a que el movimiento se desgaste y decaiga.

La determinación de la lucha de las masas está teniendo un efecto en las bases de la policía. El Estado comienza a fracturarse en líneas de clase. En Tegucigalpa  una agrupación de la corporación policiaca las Cobras se amotinó exigiendo mejores salarios pero pronto se dijo que ellos no estaban dispuestos a reprimir al pueblo. Ha habido amenazas de represión de la Policía Militar en contra de las otras corporaciones policiacas. Los amotinamientos se están replicando en otras partes del país y ha habido confraternización de los policías con la población. Se está desconociendo a las cúpulas entregando la dirección a los mandos medios.

El imperialismo quisiera que gobernaran Honduras sus históricos aliados, pero su enorme desprestigio los hace dudar de que puedan mantener las cosas bajo control, sobre todo después de ver las enormes protestas. No descartan, por tanto, la posibilidad de que gobierne Nasralla, tratando de atarle las manos para que no vaya más lejos. La OEA ha pedido que se recuenten las más 5 mil actas. Pero para ellos, aun con toda la moderación que Nasralla pueda tener, este no es la opción más viable porque temen a la base que le apoya y no solo quieren sacar a JOH sino que aspiran a solucionar sus problemas. La única garantía de triunfo está en que los obreros y campesinos, junto al resto del pueblo, obliguen al régimen de la dictadura, y sus amos imperialistas, a retroceder.

El pueblo hondureño ha demostrado su gran potencial revolucionario. Su lucha es una inspiración. Deben confiar en su fuerza y en nadie más. La dirección de Libre no llamó a ningún plan de acción claro para los siguientes días. La acción que está en la mente de las masas es hacer un paro nacional durante los siguientes días. Pero lo que se necesita es una real huelga general, donde se tomen los centros de trabajo y se paralice la producción, demostrando el poder de la clase obrera. La dirección de Libre y los sindicatos deben organizar la lucha en ese camino. La huelga general forma parte de la tradición revolucionaria del proletariado Hondureño, hay que rescatar el mejor legado del movimiento de 1954.

La huelga general se tiene que organizar sobre la base de comités en los barrios y en los centros de trabajo, que se coordinen a nivel local, departamental y nacional con delegados electos y revocables. Tales comités de lucha deben dotarse también de las medidas necesarias de auto-defensa ante la brutal ofensiva represiva del estado.

Finalmente la lucha por la defensa del voto debe vincularse estrechamente a la lucha por trabajo, derechos sindicales, vivienda, educación y salud para todos y esas reivindicaciones solamente se podrán conseguir con mediante la expropiación de las cinco familias de la oligarquía capitalista. Esas cinco familias representan el núcleo central de ese 3% de la población que controla el 40% de la producción nacional y que mantiene al 70% de la población en la pobreza. Esas cinco familias son las que están detrás del golpe de 2009 y del actual intento de robarle al pueblo trabajador la victoria electoral, una vez más. La lucha por los derechos democráticos por lo tanto está indisolublemente unida a la lucha por la expropiación de la oligarquía.

Desde la Corriente Marxista Internacional manifestamos nuestra completa solidaridad con el pueblo Hondureño. Su lucha es un digno ejemplo y los ojos de los sectores más conscientes de los trabajadores de Latinoamérica están puestos sobre ustedes. Un triunfo de su movimiento sería una inspiración para los trabajadores del mundo y toda América Latina, tendría un impacto inmediato en la región centroamericana y México, que se enfrentará en unos meses a un escenario electoral con muchas similitudes. Los camaradas de la CMI en Honduras ya estamos participando, en la medida de nuestras fuerzas, en el movimiento de masas.

Hacemos un llamado a organizar la solidaridad internacional y romper con el bloqueo mediático sobre lo que está sucediendo en Honduras. Las organizaciones obreras, juveniles y populares del mundo deben de organizar piquetes en las embajadas de Honduras en todo el mundo para exigir el fin de la represión y el respeto al resultado electoral, además de denunciar a los gobiernos y organismos internacionales cuyo silencio es cómplice del golpe del estado en marcha.

El pueblo hondureño merece vivir dignamente, con trabajo, salud y educación digna. Si se pierde esta batalla la pesadilla continuará. Esta es una lucha decisiva que tiene todo el potencial para ganar. Los golpistas no quieren dejar el poder, hay que obligarlos a hacerlo con la acción revolucionaria de las masas.

Por: Pascual Maradiaga

Resultado de imagen para movimiento popular en honduras

El proceso de organización y lucha de los movimientos sociales se dio mediante una posición hegemónica en el cual la democracia ubica en esta como sujeto social  a las elites, los partidos, y a la ciudadanía como sujeto individual (lógica vertical inversa).

Los movimientos sociales como actores fundamentales en la construcción de la democracia aportan en el ejercicio de la ciudadanía y amplían  el horizonte de los derechos humanos, fortaleciendo las identidades y  además contestan, influyen y negocian el poder.

La  relación de la política y los movimientos sociales deben de comprenderse desde un óptica complementaria, tomando en cuenta la importancia que tienen los movimientos sociales para poder ejecutar de manera directa y operativa sus peticiones ,mediante los puestos de gobierno; alcanzando estos atraves de los partidos políticos.

Según Melucci; los movimientos sociales producen efectos políticos  en los procesos de cambio en tres dimensiones:

  • La modernización y el cambio social
  • La selección de nuevas elites
  • La innovación cultural.

En este sentido nos referimos a los proceso de alternabilidad en el poder de los partidos políticos de diferentes tendencias ya sean estos de izquierda o de derecha; quizá se vea t6an simple pero, cada tendencia crea sus escenarios desde sus principios y filosofías y de esa forma generan que la población se adapte a estos patrones, políticos, sociales económicos y culturales.

La sostenibilidad de la democracia como dependencia de las contiendas políticas (por ello las democracias están en permanente construcción; por esta alternabilidad en la correlación de fuerzas políticas)

Un aporte de los movimientos  sociales en el poder ha sido la repolitización de los espacios sociales, es en el caso donde la dirigencia al empoderarse de los espacios políticos, lleva consigo la toma de decisiones de sus movimientos a tal grado que los compromete con el gobierno de turno.

Los movimientos  sociales aportan a la nueva forma de plantear la democratización de las sociedades y el estado, y esto se da al momento de generar su participación en la toma de decisiones del gobierno, ya sea de manera certera o no; pero que si  puede que exista un propósito latente de forma permanente por parte del gobierno.

Cabe mencionar el caso de la desmovilización popular; como resultado de la implementación de la  llamada democracia; al referirme así de la , lo hago en el marco de las artimañas que han sido ejecutadas por parte del gobierno con  apoyo de los Estados Unidos de América , en el cual crean escenarios de inclusión y participación para así desarrollar una pequeña válvula de escape y retener quizá temporalmente la movilización popular.

Fases De La Democratización desde 1980-2015

Mencionaremos algunas fases de importancia en el proceso de democratización en nuestro país desde 1980, finalizando en 2015; tomando en cuenta  etapas de gran importancia que van desde los gobiernos de control militar hasta un proceso post golpe de estado en pleno siglo 21.

  1. 1980-1989 Esta fase se caracteriza por la persistencia del control político en manos de los militares en el contexto de la guerra fría y el proceso revolucionario centroamericano  (el control de los militares a través del gobierno se dio como resultado de las negociaciones de las elites políticas con los EUA; la cual estaba dentro de la políticas de contrainsurgencia programadas por los EUA para Latinoamérica)

Como programa latente queda firmado en la constitución de 1982 la alternabilidad en el poder dentro del histórico bipartidismo, pero con un trasfondo de control y poder por parte de la cúpula militar y los EUA las fuerzas que presionaban los movimientos  sociales eran el ejército de los EUA, la contra nicaragüense y el ejército de salvador. Por esa parte Honduras cumplía la función de patio trasero de los estados unidos ya que se había instalado la base militar de Palmerola  en Comayagua. Luego de esto se gesta por parte de  la iglesia y otros grupos sociales  un trabajo de control mediático y sistematizado de forma tal que tenían al pueblo sumiso y lo que no permitió la organización de los movimientos revolucionarios de forma contundente y firme.

Ahora tomaremos la represión como un factor que puede impulsar o detener los procesos revolucionarios, dependiendo el contexto en el que se esté desarrollando; podemos ver que las fuerzas que impulsaron la lucha fueron las manifestaciones callejeras, tomas de edificios, vías públicas y huelgas

.En 1988 se produjo una manifestación con brotes insurgentes en razón a la captura del narcotraficante Ramón Mata Ballesteros por agentes de la DEA en Tegucigalpa; y si efectivamente la movilización del pueblo fue manifiesta nuevamente.

  1. 1990-1998 El fortalecimiento de las medidas neoliberales en Honduras se agudizo con la instauración del gobierno de Rafael Leonardo Callejas en 1990 atraves de la emisión del decreto 18-90 de la Ley Estructural De La Economía, conocida popularmente como el paquetazo, estas medidas impulsaron fuertemente la instauración del modelo neoliberal en Honduras, la cual trajo consigo la devaluación de la moneda, desgravación arancelaria, anulación de franquicias ,aumento del ISV (5-7%);se liberaron las tasas de interés bancario, el resultado que trajo consigo estas medidas neoliberales fue el aumento de los precios ,y de la calidad de vida para la población y un favorecimiento para la clase empresarial y los comercios internacionales .

Otro aspecto que se constituyó en el gobierno de Callejas fue la constitución de la Ley Para La Modernización Y El Desarrollo Del Sector Agrícola, esto afecto directamente a las familias campesinas, entre tanto los favorecidos eran los terratenientes quienes eran titulados los terrenos que habían obtenido de forma ilegal a través de la usurpación de tierras a los campesinos

Pera en esta década la desmovilización fue evidente debido a la represión generada en la década anterior; aunque el crecimiento de afiliación sindical era visible, pero solo como una manera latente de organización ,porque el poder de movilización decayó para estos años, aunque la población era más atacada por las medidas de control y gobierno neoliberal.

Podemos mencionar que durante el gobierno de Callejas se acordó por parte de los exiliados políticos y el gobierno la creación de un partido político de izquierda Unificación Democrático (UD) mediante decreto legislativo, que de alguna forma le da un espacio político a la izquierda,  también  serbia de válvula de escape para justificar un gobierno de conciliación y democracia. Existió un proceso de desmilitarización, pero que de igual forma mantenía poder atrás de los gobiernos de turno y creando de esta forma  una nueva correlación de fuerzas

Con la desmovilización de los movimientos sociales , aparecen nuevos actores sociales como, los indígenas , los ambientalistas, los grupos feministas entre otros ; quienes defendían sus posiciones de manera firme ante el gobierno, comienzan a perfilar en 1994 en el gobierno de Carlos Roberto Reina.

  1. 1999-2009 Caracterizado por la continuidad de las políticas neoliberales y el agotamiento del proceso democrático

Después de la catástrofe del huracán Mitch en 1998 que dejo cifras elevadas de muerte, pobreza y desigualdad; Este puso en evidencia la vulnerabilidad de la institucionalidad y la falta de respuesta por parte de un gobierno autoritario ante la dirección de Carlos Roberto Flores, quien no fue capaz de dar una solución viable a los conflictos creados por el huracán Mitch.

Es en ese momento que se presenta un punto de inflexión en la sociedad hondureña y la capacidad de organización y gestión ante problemas de esta magnitud, y es ahí donde se conforman un sinnúmero de organizaciones que respaldan a la sociedad y en particular a las familias afectadas por el huracán.

Consigue esto atrajo una serie de beneficios y oportunidades que debieron favorecer al gobierno ; pero que no fueron aprovechadas, es el caso de la condonación de la deuda externa, la creación del fondo para la Estrategia Para La Reducción De La Pobreza (ERP) y el ingreso de proyectos que brindaron oportunidades al pueblo ; fondos  que  fueron malversados por los entes del gobierno ,quienes no canalizaban los fondos donde debían llegar y que a la vez permitieron la creación de espacios de auditoria y gestión por parte del pueblo hondureño.

  1. 2009-2015 Caracterizada esta por cambios significativos en la esfera estatal y social.

Los antecedentes políticos sociales al golpe de estado del gobierno de José Manuel Zelaya Rosales en el año 2009, tuvieron una gran repercusión en la clase política empresarial, al fomentarse en este gobierno medidas populares de acercamiento al pueblo hondureño desde que el presidente Zelaya inicio su gestión en el  año 2006.

Algunas medidas fueron:

  • Asambleas Del Poder Ciudadano como mecanismos de comunicación permanente con el pueblo.
  • Creación de mecanismos de difusión al pueblo para informar sobre la gestión del gobierno.
  • Matriculas gratis en el sector educativo
  • Creación de Red Solidaria para atender a las familias más pobres.
  • Convenios internacionales para compra de medicamentos a bajos precios.
  • Creación de decretos para el ahorro de combustible
  • Aumento al salario mínimo en un 60%
  • Decreto para realizar consulta popular sobre la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente.
  • Adhesión de Honduras a la Alianza Bolivariana De Las Américas (ALBA).

A esto le agregamos el pronunciamiento de un discurso más allegado a la izquierda latinoamericana; lo que puso en luz verde a la clase política empresarial del país, dando inicio así a la gestación de un golpe de estado el 28 de ju8nio del 2009 al poder ejecutivo representado por Manuel Zelaya Rosales, y enviando a este a la ciudad de  san José de costa rica en la madrugada de esa fecha.

Los movimientos sociales se levantaron de forma masiva en todo el territorio nacional para manifestarse en contra de golpe de estado militar ejecutado por los militares comandados por ex jefe del estado mayor conjunto Romeo Vásquez Velásquez y apoyado intelectualmente por la clase empresarial y política del país.

En ese momento preciso de transición se delega al presidente del poder legislativo (Roberto Micheleti Bain) , ejecutar la presidencia de la república , mientras termina el proceso de gobierno del defenestrado presidente Zelaya.

El movimiento popular salió a las calles de manera permanente exigiendo la reinstauración del gobierno democráticamente electo; estas eventualidades sociales sufrieron la permanente represión del gobierno y de parte del ejército.

Fue un momento de lucha y conciencia social para el movimiento popular ,ya que se organizó en el Frente Nacional De Resistencia Popular Contra El Golpe De Estado (FNRP).

Toques de queda, asesinatos, presos e innumerables violaciones a los derechos humanos se dieron durante el lapso de aproximadamente 5 meses de forma tan visible que, los organismos internacionales cortaron las ayudas al país.

El movimiento popular que se gestó en las calles a raíz del golpe de estado del 2009, sirvió de trampolín para organizar las masas bajo la creación de un partido político que levantara el estandarte en las luchas político partidarias. Es aquí precisamente donde podríamos mencionar el hecho de la democratización de los movimientos sociales en la participación política, pero en este caso particular fue el resultado de presiones populares de gran magnitud las que permitieron la creación del partido Libertad y Refundación (LIBRE).

Y he ahí la nueva plataforma de lucha política social, ahora en términos político partidarios, con tendencia pluralista. De la misma forma la creación del partido anticorrupción (PAC) también creado como contrapeso al sistema político bipartidista.

Las elecciones 2013 dejaron entrever la nueva correlación de fuerzas que se generó después de los eventos del 2009, con la participación masiva de militantes y simpatizantes en las urnas a favor de las nuevas fuerzas políticas como lo son libre y PAC; aunque los resultados de esas elecciones dejan como ganador a Juan Orlando Hernández, candidato del partido conservador nacionalista. Se conoce muy bien que los mecanismos del gane fueron a base de fraudes, los cuales por la inoperancia y control del gobierno no se permitió abortar el resultado fraudulento de dicho proceso.

Después de casi 7 años del golpe de estado del 2009  , se denota nuevamente un levantamiento del movimiento  popular pero en este caso es como la gota que derrama el vaso en casos de corrupción en el gobierno de Juan Orlando Hernández ,con el defalco millonario de una de las principales instituciones del estado como lo es el instituto hondureño de seguridad social lo que causo aproximadamente la muerte de mas de 3000 personas ; este por mencionar solo unos de los casos de corrupción que se dieron ,las manifestaciones estudiantiles, obreros , campesinos pueblo en general se generaron en las principales calles y ciudades del país con antorchas ,reclamando al estado la inoperancia y el castigo a los responsables de tales de corrupción ,el estandarte la indignación de un pueblo que no aguanta más y que reclama sus derechos a un gobierno usurpador y coludido por los vicios de corrupción y abuso de poder.

Históricamente el movimiento popular en honduras  ha tenido sus altos  y bajos en diferentes momentos históricos; en los cuales son quienes hacen que cambie la correlación de fuerzas en esos momentos a favor de clase popular y de igual forma contribuye en los procesos de democratización de manera directa en los espacios políticos quizá también de manera indirecta al no formar parte pero hacienda ejecutiva la presión en las calles con los diferentes mecanismos de manifestaciones.

Los movimientos sociales tiene un gran desafío en la actualidad, y es unir la clase obrera, campesina, estudiantil…y cada uno de los diferentes grupos sociales con el único fin de contribuir a un verdadero desarrollo  y re direccionar las tomas de decisiones en el gobierno a favor de las mayorías, teniendo el cuidado de no politizar los espacios sociales al formar parte del estado, ya que esto tiende a desaparecer los verdaderos intereses de las masas organizadas.

En relación a los logros se ha podido percibir el nivel de conciencia social y política por parte del pueblo en general; pero que si es cierto se debe de cuidar con formación política permanente y con el empoderamiento de las organizaciones, evitando tomar los vicios que históricamente han dañado el movimiento popular.

La lucha es permanente e históricamente ha abierto las oportunidades a la transformación de la nueva sociedad ,el cual ha sido logro de las clases sociales que a diario luchan por esa nación,  que busca socializar los medios de producción a favor de las mayorias.

Balance de las elecciones en Estados Unidos: ¡Luchar contra Trump, luchar contra el capitalismo!

Autor:

Después de la destitución de Dilma Roussef, ¿cuáles son las perspectivas?  

Testamento de Leon Trotsky

FB_IMG_1471808309960
Leon Trotsky

Mi presión arterial alta (que sigue aumentando) engaña a los que me rodean sobre mi estado de salud real. Me siento activo y en condiciones de trabajar, pero evidentemente se acerca el desenlace. Estas líneas se publicarán después de mi muerte.

No necesito refutar una vez más las calumnias estúpidas y viles de Stalin y sus agentes; en mi honor revolucionario no hay una sola mancha. Nunca entré, directa ni indirectamente, en acuerdos ni negociaciones ocultas con los enemigos de la clase obrera. Miles de adversarios de Stalin fueron víctimas de acusaciones igualmente falsas.

Las nuevas generaciones revolucionarias rehabilitarán su honor político y tratarán como se lo merecen a los verdugos del Kremlin.

Agradezco calurosamente a los amigos que me siguieron siendo leales en las horas más difíciles de mi vida. No nombro a ninguno en especial porque no puedo nombrarlos a todos.

Sin embargo, creo que se justifica hacer una excepción con mi compañera, Natalia Ivanovna Sedova. El destino me otorgó, además de la felicidad de ser un luchador de la causa del socialismo, la felicidad de ser su esposo. Durante los casi 40 años que vivimos juntos ella fue siempre una fuente inextinguible de amor, bondad y ternura. Soportó grandes sufrimientos especialmente en la última etapa de nuestras vidas. Pero en algo me reconforta el hecho de que también conoció días felices.

Fui revolucionario durante mis cuarenta y tres años de vida consciente y durante cuarenta y dos luche bajos las banderas del marxismo. Si tuviera que comenzar todo de nuevo trataría, por supuesto de evitar tal o cual error, pero en lo fundamental mi vida sería la misma. Moriré siendo un revolucionario proletario, un marxista, un materialista dialéctico y, en consecuencia, un ateo irreconciliable. Mi fe en el futuro comunista de la humanidad no es hoy menos ardiente, aunque sí más firme, que en mi juventud.

Natasha se acerca a la ventana y la abre desde el patio para que entre más aire en mi habitación. Puedo ver la brillante franja de césped verde que se extiende tras el muro, arriba el cielo claro y azul, y el sol brilla en todas partes. La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la libren de todo mal, opresión y violencia y la disfruten plenamente.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑